Tras el cambio en la Fepade, el PRI consideró que fue autoritaria la remoción de José Luis Vargas y la nueva titular, Imelda Calvillo, no cuenta con experiencia en materia electoral. Además, vinculó la decisión con el caso Michoacán.

En un comunicado, el PRI indicó ayer que lamentablemente tenían razón en su información sobre la salida de Vargas.

No obstante que el proceso electoral inició el 7 de octubre, apenas ayer (lunes) se ha nombrado a una nueva Fiscal. Peor aún, la nueva funcionaria no cuenta con experiencia.

En pocas palabras, la Fiscal entrante viene a aprender a desempeñar una función clave para el desarrollo democrático de la elección, cuando el proceso electoral ya está en marcha. Es una noticia lamentable para todo el país .

Lejos de fomentar la transparencia y a pesar de la solicitud de nuestro instituto político para que la PGR explicara las razones del cambio, sólo recibimos un escueto boletín, lamentó.

Por todo lo anterior y ante la determinación del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación sobre la validez de la elección para Gobernador de Michoacán, hoy queda claro que la remoción del Fiscal se debe a que no aceptó presiones sobre este caso , consideró el PRI.

Argumenta, entre otros, las aseveraciones del presidente Felipe Calderón del 6 de diciembre del 2011 respecto de que el crimen organizado intervino en esa elección estatal y que el 13 de diciembre, Vargas Valdez dijo que las últimas siete elecciones estatales se han conducido con normalidad democrática, incluida la de Michoacán .

mauricio.rubi@eleconomista.mx