La Comisión Nacional del Agua (Conagua) presentó tres proyectos de nuevas fuentes de abastecimiento urgentes, que dejará a los próximos gobiernos locales y federales para atender la amenaza de un colapso por la sobreextracción del líquido en el valle de México y el problema de hundimiento del Distrito Federal.

En conferencia de prensa, el titular del organismo, José Luis Luege Tamargo, alertó sobre el problema hídrico que enfrenta el Valle de México, sobre todo en la capital del país.

El funcionario atribuyó esa situación a la falta de modernización de la red del sistema de agua que provoca el desperdicio de 40% de agua potable, la cual ya llegó al límite, de ahí la urgencia de implementar esos proyectos que tendrían un costo de 37,300 millones de pesos.

Resaltó que esos tres proyectos, los sistemas Necaxa-Alto Tecolutla, Mezquital y Temascaltepec, no están blindados, pero para asegurar su construcción buscará firmar un convenio de compromiso a fin de contar con más agua y frenar la sobreexplotación y el crecimiento urbano desordenado que provoca ese problema.

Con esos proyectos se traería el líquido de esas regiones para sustituir los volúmenes que se extraen del acuífero y con ello se permitirá su recarga, con lo que se frenarán los hundimientos diferenciados del suelo que dañan todo tipo de infraestructura, pero principalmente la hidráulica como la de desagüe. preciso.

La Conagua ya concluyó la primera etapa de esos proyectos, que consiste en los estudios de ingeniería básica, en los que se determinó su viabilidad económica y técnica, pues en esas regiones hay suficiente disponibilidad hídrica para la extracción total de 19,000 litros cada segundo, durante los siguientes 20 años, dijo.

Insistió que el problema de hundimiento en la ciudad se debe atender a más tardar en 10 años a fin de evitar un colapso, pues a consecuencia de la sobreexplotación de acuíferos se presenta de manera severa en la zona oriente, donde el suelo se hunde entre 20 y 40 centímetros al año con grietas severas en estructuras que ya se registran en Iztapalapa y Chalco.

El titular de la Conagua consideró que es preocupante ese problema que se ubica en el límite por la extrema destrucción del acuífero, por lo que reiteró el llamado para sustituir la red de distribución.

Lamentó que ni las autoridades del Estado de México ni las del Distrito Federal tomen cartas en el asunto, a pesar de la gravedad del problema, aunque confió que se tomen en cuenta los proyectos anunciados.

mac