En el 2014 se logró revertir la inercia a la alza en delitos de alto impacto como los secuestros y las extorsiones en México, que disminuyeron en 18% y 30%, respectivamente, luego de que en el 2013, durante el primer año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto aumentaron en 20% y 13%, en comparación con el año previo, informó Monte Alejandro Rubido García.

Respecto a las cifras del 2013, detalló el Comisionado Nacional de Seguridad, el año pasado el homicidio doloso continuó su tendencia decreciente al registrarse 15% menos casos, así como una baja de 11% en los robos.

Las cifras sobre incidencia delictiva del Centro Nacional de Información del Secretariado Ejecutivo, precisó el funcionario al comparecer ante la Primera Comisión de Trabajo de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, se actualizaron justamente ayer.

Si bien la presentación de cifras no se hace para echar campanas al vuelo’’, dijo Rubido García frente a diputados federales y senadores, sí es preciso reconocer que ha habido logros a la fecha en materia de seguridad pública.

Una pregunta de la senadora panista Pilar Ortega Martínez le permitió precisar que si se habla de homicidios dolosos, México refleja datos menores, ya que según datos de 2013 en el país se registraron 15.5 delitos de ese tipo por cada 100,000 habitantes, mientras que en Brasil sucedieron 25, 30 en Colombia y 90 en Honduras.

Nos falta mucho para que estemos satisfechos, pero no podemos dejar de reconocer que la tendencia es favorable’’, expresó.

De los 122 objetivos prioritarios’’ del gobierno de la República, cuya lista se estableció al inicio de la actual administración, precisó, 88 han sido neutralizados y una inmensa mayoría detenidos tras labores de inteligencia y sin efectuar un solo disparo.

A guisa de ejemplo, el año pasado se lograron detenciones relevantes, como las de Joaquín Guzmán Loera, Héctor Beltrán Leyva y Vicente Carrillo Fuentes, entre otros’’.

Con respecto al caso de Ayotzinapa, Guerrero, destacó que durante las tareas de búsqueda de los normalistas por parte del gobierno federal no ha quedado un solo señalamiento sin ser atendido, en la inmensa mayoría de los casos de manera conjunta con representantes de los padres de familia''.

rolando.ramos@eleconomista.mx

abr