La francesa Florence Cassez salió este miércoles de una cárcel de México luego que la Suprema Corte ordenara su "libertad absoluta e inmediata" y esta noche abordó un vuelo que debe llevarla a París, poniendo fin a un episodio que comenzó en 2005 cuando fue detenida y luego condenada a 60 años de prisión por secuestros.

Cassez debe arribar a las 13:15 GMT del jueves al aeropuerto Charles de Gaulle de París.

La francesa pasó siete años en la cárcel de Tepepan, del sur de la Ciudad de México, que abandonó poco después de las 18H00 locales (00H00 GMT) para dirigirse al aeropuerto acompañada por un convoy de automóviles que fue seguido por un fuerte operativo de seguridad.

Cassez abandonó territorio mexicano sin dar declaraciones a los medios. Su defensa argumentó que pasó las últimas tres noches sin dormir.

"Está muy emocionada Florence, está casi sin palabras, está con su padre (...) Aún tendrá que hacer trámites migratorios" en el aeropuerto, dijo su abogado mexicano, Agustín Acosta, poco antes de que la francesa saliera del penal.

Horas antes, la proposición de otorgar "libertad absoluta e inmediata" a Cassez alcanzó mayoría en la primera sala de la Suprema Corte de México, con el voto a favor de tres de los cinco jueces que la conforman.

Aunque no todos los magistrados votaron en el mismo sentido, reconocieron las irregularidades registradas durante el proceso de Cassez, empezando por el montaje televisivo de su supuesto arresto "en vivo", junto con su exnovio Israel Vallarta, fabricado por las autoridades mexicanas el 9 de diciembre de 2005, cuando en realidad había sido detenida en una carretera varias horas antes.