El diputado federal priísta Jesús Alfonso Navarrete Prida afirmó que el caso Paulette no está totalmente concluido ni archivado , podría reabrirse bajo ciertas características , al momento no ve condiciones para su reapertura, mientras no se conozca a profundidad cuál fue la determinación ministerial y cuáles son los resultados técnicos de los peritos.

Entrevistado por El Economista, el exsubprocurador general de la República evitó opinar respecto de las tres versiones de la Procuraduría mexiquense sobre la investigación del referido caso.

Hay una verdad legal y no sería yo el indicado para opinar sobre la misma.

No conozco el expediente a profundidad. Yo creo que a medida que pase el tiempo podrán sa­berse detalles de la investigación y de las conclusiones técnicas. En ese momento, habrá condiciones para poder emitir algún juicio de valor , completó el maestro en Derecho Penal.

Sobre el hecho de que existan tres versiones...

No conozco si fueron tres versiones. La verdad, se me haría muy aventurado (hablar de ello). Un exprocurador lo que no puede hacer es especular y honestamente se lo digo, con toda sinceridad, no tengo capacidad para saber, por eso no he emitido ninguna opinión.

Me parece que es algo tan delicado, tan serio, que debe uno con toda prudencia y responsabilidad ir conociendo exactamente cuáles fueron las determinaciones de carácter pericial, para poder emitir un juicio. Yo opino cuando tengo los elementos y en este caso no los tengo completos .

¿El caso ya está cerrado?

Yo creo que no. El asunto se ha mandado a la reserva y es una etapa procedimental que tiene un estatus, el asunto, desde luego, no está totalmente concluido ni archivado, pero hay una serie de conclusiones de carácter técnico pericial las cuales tendrán que estudiarse con claridad.

¿Se puede reabrir la investigación?

Bajo ciertas características sí, yo en este momento no veo condiciones para que pudiera darse una reapertura, mientras no se conozca a profundidad cuál fue la determinación ministerial y cuáles son los resultados técnicos de los peritos.

Por su parte, el perredista Ramón Jiménez López Morales consideró que el hecho de que se diga que hubo tres versiones sobre la investigación de la muerte de la niña Paulette, para finalmente concluir que fue un accidente, implica que hubo encubrimiento.

Eso habla de una situación de encubrimiento de los hechos reales y vuelve a demostrar cómo, desde las instancias de poder, se pretende engañar a la opinión pública. El gobernador Enrique Peña Nieto no está al margen de esas investigaciones. Y si esas tácticas las quiere utilizar de llegar a la Presidencia de la República, el país en lugar de avanzar retrocedería enormemente .

rramos@eleconomista.com.mx