En México y el mundo persiste la desigualdad económica y el impacto del cambio climático exacerba la creciente división, advierte la no gubernamental Oxfam, pues mientras aumenta la temperatura, los desastres tienen una mayor severidad y frecuencia, las cosechas y las vidas de las personas son devastadas y los esfuerzos de las personas de bajos ingresos para alimentar a sus familias son desechados. Aquellos a quienes se debe culpar menos, son los que más sufren.

La organización internacional Oxfam alertó que en 20 años el Producto Interno Bruto (PIB) de México creció sólo en una cuarta parte. Mientras la fortuna de los 16 mexicanos más ricos se multiplicó por cinco: más de la mitad de los que vive en pobreza.

En un ensayo, la directora ejecutiva de Oxfam internacional, Winnie Byanyima, advierte que la inequidad potencia el conflicto, corre la democracia y merma el crecimiento económico. Al mismo tiempo, el impacto del cambio climático exacerba esta situación. Ello, debido a que los embates climáticos son más severos con aquellos de bajos ingresos.

En tanto, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) exhibe que más de 500 millones de niños viven en zonas donde la probabilidad de que ocurran inundaciones es sumamente alta y 160 millones de niños habitan en lugares donde las sequías son extremadamente graves, dos factores que los dejan expuestos a las consecuencias del cambio climático.

El incremento en la desigualdad y el cambio climático: éstos son los retos decisivos para el 2015. Éste es el año donde debemos definir un curso de acción para un mundo justo y sostenible , advierte Byanyima.

[email protected]