Con el voto en contra del Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Instituto Federal Electoral (IFE) avaló un nuevo acuerdo para la realización del conteo rápido, pero le cambió el nombre a encuesta nacional para que la noche del 1 de julio ese Instituto dé a conocer en cadena nacional las tendencias en la votación de la elección presidencial.

Por ocho votos en favor y uno en contra, los consejeros electorales avalaron el acuerdo por el que se prevé levantar dicho conteo rápido en alrededor de 7,500 casillas seleccionadas al azar del total de las 143,000 que se anticipa que serán instaladas en la jornada electoral federal.

El representante del PRD ante el IFE, Camerino Márquez Madrid, criticó el acuerdo pues comentó que la autoridad electoral debe decir el resultado de la elección presidencial con base en el cómputo casilla por casilla y no en conteos estadísticos, por lo que anunció que impugnarán nuevamente ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

El consejero electoral Francisco Guerrero, quien fue el único en votar en contra del acuerdo, puso en duda la validez jurídica de la nota informativa que emitió el TEPJF, en la que reviró en su sentencia revocar al IFE la facultad de emitir un acuerdo sobre el conteo rápido. A decir del Consejero, el IFE provocará especulación. En contraste, el consejero Benito Nacif afirmó que el conteo rápido es una muestra con alto grado de confianza y Lorenzo Córdova opinó: Es para inhibir la tentación de los contendientes de declararse ganadores de la contienda electoral la noche del 1 de julio y evitar que se repitan escenarios como el del 2006.

El acuerdo precisa que el conteo dará un alto grado de exactitud y rapidez sobre la elección presidencial, a partir de una muestra estadística aleatoria (poco más de 7 millones) de la totalidad de las casillas básicas, contiguas y extraordinarias aprobadas por los 300 consejos distritales, donde se reúne la información para derivar una proyección confiable de los resultados a través de la captura de las actas de escrutinio y cómputo.

Se creará el Comité Técnico Asesor para el conteo, para el que se utilizarán tres métodos estadísticos: clásico, bayesiano y robusto.

Para la recopilación de los datos, los presidentes de las mesas directivas de las casillas seleccionadas darán acceso a los capacitadores asistentes y supervisores electorales a la información plasmada en las actas de escrutinio y cómputo de la elección de Presidente, inmediatamente después de haber efectuado el conteo de los votos y el llenado del acta mencionada. Enseguida, los capacitadores asistentes y supervisores electorales transmitirán mediante teléfono celular los resultados de la casilla en cuestión a su respectiva sede distrital, donde un par de capturistas integrarán la información recibida al sistema informático desarrollado para tal fin y que operará a través de la red informática del IFE bajo un esquema de estricta seguridad.

jmonroy@eleconomista.com.mx