Los resultados de la visita de Estado del presidente Felipe Calderón a Estados Unidos deberán darse en el corto plazo, para que la visita no se quede sólo en protocolo y dependerán del cabildeo que realice la diplomacia mexicana.

El Mandatario mexicano deberá aprovechar la legitimidad que tiene ante la bancada demócrata para conseguir que el Congreso legisle para reducir el tráfico de armas, tema en el que concretar acuerdos será más sencillo, ya que las coincidencias entre ambos partidos estadounidenses son mayores, asegura a El Economista, Marcos del Rosario.

El catedrático de la Universidad Panamericana asegura que el trabajo bilateral debe centrarse en el combate al narcotráfico, ya que la critica de Calderón a la Ley SB 1070 fue tomado como una intromisión a la política interna por los republicanos. Además de que la petición del presidente Felipe Calderón hacia el Congreso en materia de seguridad y migración fue muy directa . Por lo que éstas podrían poner en peligro los resultados, detalla el catedrático David Sarquis, investigador del ITESM.

Los estadounidenses se molestan si les dicen qué tienen que hacer. Su petición fue demasiado directa, la petición debió ser más sutil , asegura.

El profesor del TEC de Monterrey, campus Estado de México, detalla a El Economista que es difícil que en sólo dos días de visita se resuelvan asuntos que han estado en la agenda bilateral desde hace años. Y asegura que los aplausos de los congresistas estaban muy divididos, por lo que no son garantía de nada.

[email protected]