Legisladores en la Cámara de Diputados reconocieron el difícil momento socioeconómico que enfrenta el sur-sureste del país, con un proceso de cambio por la complejidad migratoria que cambió su dinámica local y regional, aunado a que revela nuevos paradigmas relacionados con el crimen organizado, violación de derechos humanos, inseguridad y carencias sociales.

Durante la instalación de la Comisión de Asuntos Frontera Sur, el diputado Francisco Amadeo Espinosa Ramos (PT) indicó que la pobreza en la región no sólo afecta a estados mexicanos, sino también a países centroamericanos, y eso hace que el problema de la migración explote “y será uno de los grandes retos que tendremos que atender en esta Comisión”.

De Morena, la diputada Alma Griselda Valencia Medina se pronunció por crear una política pública humanitaria con Centroamérica y que, con coordinación y en equipo se logren condiciones para enfrentar un esfuerzo colectivo para armar un plan de trabajo objetivo, concreto, y atender las necesidades humanitarias.

De la misma bancada, el diputado José Luis Elorza Flores comentó que la frontera sur experimenta un proceso de transformación complejo y dinámico, por un lado, la recurrente migración proveniente de Centroamérica, lo que se ha acentuado a partir del 2018 con las caravanas, además que es una frontera vulnerable donde hay un tráfico constante de narcotráfico y el ingreso de armas.

Ayer también se instaló la Comisión de Asuntos Migratorios en la Cámara baja.

Durante el evento diputados y diputadas, reconocieron que México vive una crisis humanitaria, por el éxodo de personas provenientes del centro y sur de América.

Ante ello, coincidieron, han surgido retos que sugieren una renovación de las formas de estudiar, analizar y presentar modificaciones a las leyes de nuestro país.

maritza.perez@eleconomista.mx