El gobierno federal reveló que el año pasado inició un proyecto para promocionar y persuadir a jóvenes que estudian en planteles educativos, bachilleratos técnicos y universidades, para que puedan integrar las filas de las nuevas corporaciones policiacas certificadas; es decir, policías que no cuentan con antecedentes penales o ligas con el crimen organizado.

Los estudiantes que acepten son remitidos por la SEP y la Secretaría de Seguridad Pública Federal al centro de mando para su capacitación.

La campaña inició en enero del 2011, busca nuevos talentos para la Unidad de Análisis Táctico de la PF en instituciones de educación superior; para reclutamiento en la Unidad de Investigación se ordena buscar a jóvenes de preparatoria.