El procurador federal de Protección al Ambiente, Hernando Guerrero, informó que en una visita de inspección al relleno sanitario Bordo Poniente se comprobó que ya no son depositados los residuos sólidos urbanos de la ciudad de México.

Además, dijo, se comprobó que en el cuarto trimestre de 2011 el Gobierno del Distrito Federal redujo en forma gradual la recepción de residuos sólidos, con lo que cumplió con el compromiso adquirido en el Convenio de Coordinación suscrito el 22 de noviembre de 2010 con el Gobierno Federal.

Indicó que, en cuanto al manejo de los lixiviados, generados a raíz de las 12,600 toneladas de basura que diariamente se depositaban en el lugar, se encontró que existen geomembranas rotas o en mal estado, lo que pudiera provocar la filtración de los mismos.

Ante ello, se ordenará de manera inmediata que las autoridades capitalinas lleven a cabo una revisión del sistema de captación de los lixiviados, en especial de las geomembranas, para que se tomen las medidas necesarias y subsanar esta irregularidad, según un comunicado de la Profepa.

En cuanto a la planta de composta que actualmente se encuentra operando en el relleno sanitario, Guerrero Cázares indicó que el organismo a su cargo pedirá a las autoridades capitalinas elaborar un estudio sobre el volumen de materia orgánica que puede ser manejado.

"Este estudio deberá ser elaborado por una institución académica reconocida, en el cual se determine, entre otros aspectos, si el área utilizada para realizar las actividades propias de la planta es la adecuada para el volumen de residuos orgánicos que se manejan", dijo.

Puntualizó que también se ordenará el retiro de los residuos sólidos urbanos que se encuentran en el área de la planta de selección.

La visita realizada por inspectores de la Profepa al Bordo Poniente, con motivo del cierre en su IV Etapa, se llevó a cabo los días 19 y 20 de enero.

MIF