Los grupos parlamentarios del PRI, PAN, PRD, PVEM y PT en el Senado recibieron de enero a septiembre de este año 67 millones más que lo que obtuvieron en el mismo periodo del 2014.

Pese a que varios legisladores han propuesto una plan de austeridad, los grupos parlamentarios en la Cámara gozan de mayores recursos. En los primeros nueve meses del año obtuvieron 1,016 millones 616,983.29 pesos, cuando en el mismo periodo del 2014 se les repartieron 949 millones 513,437.37 pesos.

Así lo precisan los estados financieros del Senado publicados en la página de Internet oficial. Los documentos elaborados por la tesorería de la institución destacan que las bancadas han tenido mayores percepciones pese a la época de austeridad por la coyuntura económica.

En sólo tres meses, de julio a septiembre del 2015, las bancadas gastaron casi el doble del presupuesto que recibieron en el primer semestre del año y además no tuvieron ahorros.

En el primer trimestre del año, les fueron asignados 304 millones 746,105.23 pesos, de los cuales las bancadas ejercieron 258 millones 44,592.22 pesos; es decir, ahorraron 15% del presupuesto.

Para el primer semestre, los grupos habían gastado 551 millones 858,556.78 pesos de 565 millones 620,701.99 pesos que tenían autorizados: un ahorro de 2.43 por ciento.

La Cámara de Diputados aprobó que el presupuesto del Senado del 2016 fuera de 4,421 millones 972,587 pesos, con esto habrá una bolsa 11.2% más robusta para los grupos parlamentarios en comparación con lo aprobado para este año; incluso se prevé un aumento de 42% a los recursos destinados a la compra de alimentos y utensilios y 10% más para remuneraciones de legisladores y trabajadores de la Cámara.

El rubro de servicios generales, correspondiente a los grupos parlamentarios, aprobado para el 2016, es de 1,286 millones 822,8687 pesos; es decir, 11.2% más recursos de los aprobado para este año que fueron del orden de 1,156 millones 981,295 pesos.

Esto a pesar de que el presidente de la Cámara Alta, Roberto Gil, presentó un proyecto de austeridad, el cual no ha sido aprobado por las bancadas.