El pleno de la Cámara de Diputados aprobó por 440 votos enmendar la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro con el fin de incrementar las penas para el autosecuestro y el secuestro simulado.

De acuerdo con las reformas de los artículos 13 y 14 de la citada ley, se impondrán de tres a seis años de prisión y de 200 a 700 jornadas de trabajo a quien simule su propio secuestro, y de tres a ocho años de cárcel a quien simule la privación de la libertad de una persona para exigir pago por su rescate.

El decreto se envió a la Cámara de Senadores para su eventual ratificación o modificación correspondiente.

Desde la tribuna, la petista Lilia Aguilar informó que, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en el 2012 se cometieron 105,682 secuestros, pero que no hay datos específicos respecto de cuántos de ésos fueron autosecuestros.

Los legisladores determinaron aumentar las sanciones para ese tipo de delitos por considerar que las vigentes son insuficientes, ya que hoy día a quien se autosecuestra se le impone solamente una pena de 100 a 350 jornadas de trabajo en favor de la comunidad.

Muchos de nosotros hemos escuchado inclusive casos famosos de políticos que, se presupone, se han autosecuestrado para subir sus puntos o para no estar en el ojo público en algunos momentos. No hay datos específicos, oficiales, de la Procuraduría General de la República, de qué porcentaje de estos secuestros ha resultado ser autosecuestro , comentó la chihuahuense. José Francisco Coronato Rodríguez (MC) explicó que simular la privación de la libertad de sí mismo es un acto por el cual se ve beneficiado el secuestrado, ya que cobra su propio rescate.

Estas personas generan extorsiones, por lo cual es un delito que debe ser castigado con penas severas para evitar la incitación a estos sucesos ilícitos .

rolando.ramos@eleconomista.mx