En el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, que concluirá el próximo 30 de noviembre, el presupuesto asignado a las fuerzas armadas aumentó 35.86 por ciento.

Mientras que en el 2013, primer año del gobierno peñista, el gasto de las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar) ascendió a 60,810 millones 570,686 pesos y 21,864 millones 854,169 pesos, respectivamente, durante el último año de la administración actual el presupuesto para los militares sumará 81,021 millones 903,813 pesos y 31,305 millones 775,196 pesos el de los marinos.

Los recursos asignados a la Sedena tuvieron un incremento de 33.23% entre el 2013 y el 2018, y de 43.17% el de la Semar.

En cinco años, el gasto de inversión de la Sedena se elevó 484.74%, ya que al arranque del gobierno federal fue de 2,348 millones 92,541 pesos y de 13,730 millones 383,013 pesos el presupuesto aprobado recientemente por el poder Legislativo para ejercer en dicho rubro durante la recta final.

El gasto de inversión de la Semar para el presente año tuvo un incremento de 239% respecto del asignado en el 2013, que fue de 2,033 millones 832,150 pesos; el del ejercicio fiscal en curso suma 6,908 millones 117,031 pesos.

Durante el año que inicia la secretaría que encabeza el general de división Salvador Cienfuegos Zepeda podrá ejercer en servicios personales 53,367 millones 176,792 pesos y 12,982 millones 455,663 pesos en el rubro de gasto de operación.

A la dependencia que está bajo la responsabilidad del almirante Vidal Francisco Soberón Sanz se asignaron para el 2018, en servicios personales, 20,606 millones 501,806 pesos, y para gasto de operación, 3,603 millones 915,757 pesos.

Con inflación

Si se toma en cuenta la inflación acumulada de enero del 2013 a noviembre del 2017, el crecimiento real de presupuesto a las fuerzas armadas fue de 16.92%, mientras que la variación absoluta es de 13,990 millones de pesos más, aproximadamente, en el periodo de cinco años.