La falta de claridad en la interpretación de la ley electoral sobre la equidad de género ha propiciado una serie de preocupaciones y discusiones entre el Instituto Federal Electoral (IFE), Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), partidos políticos y sociedad civil, en la recta final de la definición de los abanderados a diputados y senadores.

De acuerdo con Marco Antonio Baños, consejero electoral del IFE, el Código Electoral, en su artículo 219, contiene dos reglas genéricas. La primera establece que los partidos deben postular candidatos en proporción de 60% como máximo de un género y mínimo 40% del otro género. La segunda expresa que en los casos de que los partidos políticos realicen la selección de abanderados por el principio de mayoría relativa mediante métodos democráticos estará exento de lo anterior.

Desde su perspectiva, si un partido hace una selección abierta, con votación de por medio, desactualiza el 60-40 sin problema porque se pensó en una excepción en la reforma del 2007.

El TEPJF ha emitido dos sentencias sobre el particular. La primera ocurrió al arrancar el proceso, cuando el IFE emitió un instructivo para el registro de los candidatos pero alguien se inconformó ante el TEPJF y éste emitió una sentencia en la que ordenó que para diputados de mayoría deberían registrarse al menos 120 fórmulas, mientras que para senadores, mínimo 26 fórmulas.

Posteriormente, dispuso que hay que colocar dos hombres o dos mujeres en los espacios de candidatos propietarios y suplentes, con el fin de evitar que se repita el caso de las diputadas juanitas, que una vez que llegaron al Congreso fueron sustituidas por sus suplentes hombres.

La consecuencia concreta de la sentencia del Tribunal es que ante esa situación, si los partidos hicieron una elección democrática para elegir a candidatos al congreso y no cumple la fórmula de equidad de género de 60-40, entonces van a tener que repetir el procedimiento aunque haya concluido la etapa de precampañas y, en todo caso, ante quienes tendrán que reclamar sus derechos políticos sería ante el Tribunal y no ante los partidos.

A su vez, la excandidata presidencial Patricia Mercado dijo que lo delicado es que los partidos políticos van a querer asumir que sus convenciones electorales o reuniones de consejeros son procesos democráticos de elección de candidatos y con ello evitar cumplir la ley. El problema es que el entramado de los partidos son profundamente excluyentes .

Los partidos no hicieron caso a la resolución de diciembre, no lo quisieron decidir, como si no hubiera pasado nada, y es por ello que hay problemas. Luego la respuesta del IFE fue no te preocupes y con eso los dirigentes asumieron que ya tenían licencia del IFE para no respetar el tema de la cuota.

[email protected]