El domingo, durante la justa electoral, policías municipales, estatales y federales deberán cuidar a la ciudadanía; sin embargo, en 19.5% de las 143,148 casillas asentadas en zonas peligrosas de Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León, Sinaloa, Durango, Michoacán y Jalisco, entre otros, las Fuerzas Armadas y federales estarán a cargo.

El diagnóstico para tomar esta decisión es parte del mapa de riesgo que elaboró el Instituto Federal Electoral (IFE) de la mano de las llamadas zonas calientes, como las define la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), que será garante de investigar delitos electorales federales.

De acuerdo con informes oficiales, las fuerzas federales realizarán rondines discretos por zonas donde los conflictos han sido violentos en los últimos cinco años y medio; corporaciones preventivas, procuración de justicia e investigación municipales y estatales, resguardarán el orden.

Durante los comicios, las fuerzas federales estarán acantonadas en las zonas y regiones militares y navales, como ha ocurrido en anteriores elecciones, con el fin de que puedan movilizarse a cualquier sitio de conflicto.

ACOTARÁN INJERENCIA DEL CRIMEN ORGANIZADO

El secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, afirmó que los involucrados en el proceso electoral están listos para que los comicios se desarrollen de forma ejemplar y afirmó que el gobierno federal actúa para acotar el riesgo de injerencia del crimen organizado y evitar una elección del miedo .

El gobierno federal ha cumplido mediante el convenio que se firmó con el IFE, para contribuir a garantizar seguridad y la paz social en torno del proceso electoral. Seguimos trabajando y así lo haremos hasta la conclusión del proceso electoral con estrategias preventivas de seguridad en las entidades que lo requieran .

Respecto de la seguridad, el Secretario de Gobernación mencionó que habrá presencia de elementos federales, sobre todo en las zonas con mayor incidencia delictiva, que se concentra en 8% de los municipios.

Hemos dicho que existen zonas en las cuales hay manifestaciones de la delincuencia que tenemos que acotar, que tenemos que prevenir. No podemos codificar ésta como una elección del miedo, tenemos que calificarla como lo que es, como una jornada libre, democrática y participativa .