Andrés Manuel López Obrador anunció la entrega al tribunal electoral de más pruebas sobre la presunta compra de votos del PRI y retó a Enrique Peña Nieto a debatir respecto de quién compró sufragios y de dónde provienen los bienes de cada uno.

Acompañado de los líderes de la coalición que lo impulsó, PRD, PT y Movimiento Ciudadano, López Obrador informó que el Tribunal ya cuenta con una relación de 4,891 personas que en Tabasco supuestamente recibieron tarjetas Monex para promover el voto en favor de Peña Nieto, lo cual se entregó como prueba superveniente como parte del proceso de impugnación que se abrió en la elección.

Detalló que estas personas se habrían desempeñado como responsables de activismo y movilización, recibiendo en promedio 4,000 pesos entre el 15 de mayo y el 30 de junio del 2012.

Es decir, afirmó el perredista, sólo en el caso de Tabasco la campaña de Peña ejerció por este concepto unos 20 millones de pesos, lo cual no incluye -detalló- la compra de voto con dinero en efectivo, entrega de materiales de construcción, despensas y otras dádivas.

Todo indica que estas tarjetas se entregaron a nivel nacional , dijo.

El tabasqueño consideró necesario que el tribunal electoral solicite a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y a la Secretaría de Hacienda que Monex informe sobre todos los contratos para la dispersión de tarjetas que fueron suscritos por empresas o prestanombres de Peña y del PRI .

Indicó que las acusaciones en su contra por parte del PRI son parte del nerviosismo .

Si tienen alguna duda sobre mi integridad -dijo- es sencillo de arreglar: invito a Peña Nieto para que, frente a los medios, hablemos de este tema, de lo que tenemos, del dinero que poseemos, de nuestros bienes, cómo los hemos adquirido, quién compró votos y quién no en la elección presidencial. Esto sería sano para aclarar este asunto, completó.

mauricio.rubi@eleconomista.mx