La francesa Florence Cassez llegó este jueves a París, donde fue recibida por representantes del gobierno y un enjambre de allegados y periodistas, tras cumplir siete años de cárcel en México y ser liberada la víspera gracias a una decisión de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que dejó sin efecto una sentencia a 60 años de cárcel por secuestros.

En sus primeras declaraciones, recogidas por la televisión BFTM, Cassez aseguró que quiere ahora "disfrutar de los míos, vivir". "Libre fui siempre en mi cabeza", añadió.

El ministro de Relaciones Exteriores Laurent Fabius, los familiares de Cassez y numerosos periodistas se desplazaron hasta el aeropuerto Roissy de la capital francesa para recibir a la mujer de 38 años, cuya detención originó una crisis diplomática entre París y México.

Desde el anuncio de su liberación, los medios siguen minuto a minuto la vuelta de esta francesa y multiplicaron sus ediciones especiales, reflejando la movilizción que, desde hace años, despertó su caso, en contraste con la indiferncia que afecta a otros franceses rodeados en el extranjero.

Desde hace varios años, su comité de apoyo y su abogado lograron sensibilizar a los medios y políticos, sorprendidos por la envergadura de una condena en 2009 a 60 años de prisión por haber participado en secuestros, delincuencia organizada y porte de armas en el marco de un caso que incluyó numerosas irregularidades.

Florence Cassez fue detenida el 8 de diciembre de 2005, acusada de dirigir, junto a su exnovio Israel Vallarta un grupo que habría llevado a cabo decenas de secuestros y asesinatos.

Un día después de su detención un montaje de imágenes fabricado por la policía la convirtió, a ojos de los telespectadores mexicanos, en "Florence la diabólica", integrante de una banda criminal especializada en secuestros.

Una idea que permanece anclada entre la opinión mexicana, aunque una parte de la prensa cambió a lo largo de los meses y apoyó su liberación a medida que se conocían nuevos aspectos en zonas poco claras del caso.

Para justificar su anulación, la Corte estimó que los derechos constitucionales de la francesa fueron violados por las autoridades durante el arresto.

Aunque no todos los magistrados votaron en el mismo sentido, la Corte Suprema reconoció las irregularidades de las autoridades mexicanas durante el proceso de Cassez, empezando por el montaje televisivo de su supuesto arresto "en vivo" junto a su exnovio fabricado por las autoridades, cuando en realidad había sido detenida en una carretera varias horas antes.

La de miércoles era la quinta tentativa de Cassez para obtener su libertad, después de tres intentos ante la justicia ordinaria, en 2008, 2009 y 2011, y otro ante la Corte Suprema en 2012.

En el vuelo donde viajaba la francesa, también se encontraba la artista mexicana Alondra de la Parra que en su cuenta de Twitter escribó:

"Así se ve la primera clase donde va Cassez, aunque no se alcanza a ver ella en mi foto", e insertó una imagen.

MI LIBERACIÓN ES BENÉFICA PARA MÉXICO: CASSEZ

La francesa Florence Cassez declaró que su liberación de una pena de secuestro anunciada la víspera por la Suprema Corte mexicana, no sólo es beneficiosa para ella, sino también para que se imparta una justicia equitativa en México.

" Mi liberación va a ayudar a la llegada de procesos judiciales equitativos en México. Creo que es benéfico no sólo para Florence Cassez, sino para todo el mundo. Todo el mundo en México va a ganar con esto" declaró Cassez en una multitudinaria rueda de prensa celebrada en una sala del aeropuerto Charles de Gaulle de París.

"Es bueno para los mexicanos. Mi historia no es la única en México. Aquí es incomprensible para los franceses, pero en México todo el mundo sabe que es lo cotidiano. Espero que sea un precedente y pueda ayudar a otros", añadió.

"Yo di un mensaje a los otros detenidos que conocí, de luchar, de no decir cosas que no son verdad, de creer siempre" en la posibilidad de que sean liberados, comentó sobre su vida en comunidad en el reclusorio de Tepepan, en el sur de la Ciudad de México.

" Conocí lo peor y lo mejor de México, de la gente. Llevo siete años en la cárcel con gente formidable, admirable, con compañeras que me han dado amor, apoyo. Muchos mexicanos importantes han querido visitarme, ayudarme. A ellos les debo todo", dijo citando a varios nombres de gentes que le ayudaron.

Florence Cassez estimó que "México está a punto de vivir grandes momentos con el respeto de los derechos humanos y la llegada del presidente Enrique Peña Nieto" y se mostró dispuesta "a perdonar".

Anunció que le gustaría escribir un libro y regresar a ese país latinoamericano.

" Me gustaría volver a México si soy invitada, para hablar de mi experiencia, para dar la cara como dicen allí", dijo en español. "No tengo nada que ocultar, pero no sé si mis padres me dejarán ir", comentó riéndose.

También afirmó que lo que le resultó "más difícil fue la injusticia" con la que aseveró fue tratada. "Que se digan mentiras de ti, es terrible, para mí es lo peor, no las condiciones de detención. Luchar contra todo un gobierno, estar en sus manos, pero decidí luchar hasta el final", dijo.

Reveló que llegó a pasar miedo y que tuvo momentos de desesperación de los que le sacó el apoyo del ex presidente francés Nicolas Sarkozy y posteriormente del actual jefe de Estado galo, Francois Hollande.

"Tengo ganas de verle (a Sarkozy), gracias por su apoyo que fue vital en un momento en el que tomó posición por mi caso", expresó.

"Fue un momento vital. Él me salvó la vida porque pasé por momentos muy complicados. Tuve ganas de no levantarme. No tenía fuerzas para seguir... La rabia de probar mi inocencia me mantuvo" de pie, manifestó

Ahora "siento una felicidad inmensa, el avión aterrizó, pero yo todavía no. Estoy en las nubes, muy feliz, Viva Francia", agregó Florence Cassez, visiblemente emocionada y sonriente.

"Soñé 10,000 veces, me despertaba por las noches, pero creí que no iba a llegar este momento y lloraba. Ahora me encuentro finalmente muy serena, demasiado", concluyó sobre sus primeras sensaciones en libertad.

Con información de AFP y Notimex

RDS