En el Comité Técnico Nacional de Seguridad Social del IMEF se ha analizado a profundidad la problemática pensionaria de nuestro país, en donde la expectativa de ingreso mensual por pensión para adultos mayores que contribuyeron a la seguridad social, será de 30% promedio de su último sueldo.

Al mismo tiempo, hay grupos que cobran y cobrarán pensiones cercanas o superiores a 100% de su sueldo desde los 55 años, habiendo trabajado 30 años o menos.

El tercer caso será de quien ingresó a laborar en junio y en agosto de 1997; el primero cobrará una pensión del doble o triple que la del segundo.

Lo anterior, sin considerar que más de 50% de la población que trabaja no contribuye periódicamente para obtener una pensión, por lo que sólo obtendrán un subsidio gubernamental entre medio y un salario mínimo.

Tanto el gobierno, los empresarios y los individuos contamos con mecanismos de diversa índole para tener mejores pensiones.

El gobierno debería incrementar las contribuciones obligatorias y formalizar el mercado laboral. Muchas empresas no brindan una pensión complementaria a sus trabajadores. Hay 2 millones de empresas en México y menos de 2,000 planes corporativos de pensiones

En el Comité de Seguridad Social del IMEF consideramos que ya no es hora de hacer ningún diagnóstico; ¡es hora de actuar! Hay suficiente experiencia internacional que puede guiarnos para hacerlo correctamente y aquí unas premisas:

  • Establecer una Pensión Universal Adecuada: 1.5 salarios mínimos para todo ciudadano mayor de 65 años.
  • Incluir en el régimen obligatorio del Seguro Social a patrones y trabajadores de industrias familiares, trabajadores domésticos y trabajadores por honorarios
  • Incrementar paulatinamente las aportaciones de empresas y trabajadores a la seguridad social o a esquemas corporativos.
  • Devolver la deducibilidad de las aportaciones a Planes Privados de Pensiones a 100 por ciento.
  • Homogeneizar los distintos sistemas de pensiones y cancelar regímenes de privilegio
  • Suavizar el periodo de transición entre la generación ’70 y ’97, aumentando los de los segundos
  • Establecer mecanismos eficaces para disminuir la informalidad laboral incluyendo personal fijo que trabaja “por honorarios”, tanto en iniciativa privada como en administración pública.
  • Facilitar y promover esquemas alternativos tales como el ahorro a través del consumo.
  • Hacer fácil y accesible el ahorro a través de Planes Personales de Retiro, tanto para los individuos como para las instituciones que los ofrecen.
  • Informar y hablar al respecto por todos los canales de comunicación.

Los puntos antes mencionados se sustentan y desarrollan en la Agenda IMEF 2019-2024, propuesta encaminada a impulsar el crecimiento económico del país mediante tres pilares estratégicos: crecimiento económico, estabilidad financiera y desarrollo social. De manera específica y en materia de seguridad social, los puntos aquí mencionados son acciones encaminadas a evitar que el actual sistema de Ley ‘97 del IMSS resulte en una masiva vejez inmersa en la pobreza, por lo que urge impulsar una reforma integral en materia de pensiones.

*El autor es presidente del Comité Técnico Nacional de Seguridad Social del IMEF.