En la reunión anual del Foro Económico Mundial que se llevará a efecto esta semana en Davos, Suiza, ya no será la crisis económica internacional el tema central en torno al cual rondarán las principales exposiciones, como ha sucedido en los años pasados. Tal parece que hay la sensación de que lo peor ha pasado y hay mayor calma y disposición para abordar otras preocupaciones también vitales como es el de la salud.

Este año, hay una sensación de que la economía mundial está fuera de cuidados intensivos y de que ya se emprende la rehabilitación. Y a medida que nos preguntamos metafóricamente cómo mejorar la salud de la economía, parte de la respuesta debe ser literalmente mejorando la salud de la población .

Así lo expresa Robert Greenhill, un miembro de la junta directiva del Foro Económico Mundial en el espacio de blogs de este prestigiado foro que reúne anualmente a líderes de la política, la economía y la sociedad civil para discutir el rumbo del desarrollo internacional.

Y es que es cierto que aunque parezca obvio que una población saludable contribuye a una sociedad más feliz y una economía más productiva, en realidad esta visión es a menudo pasada por alto. De ahí que será muy importante lo que se debata en el evento internacional más importante esta semana.

Tenemos que gastar menos energía preocupándonos por cómo financiar la atención institucional para una población que envejece, y enfocarnos más en preguntarnos cómo minimizar los costos, ayudando a todos a mantenerse sanos y activos por más tiempo , menciona Greenhill y hace ver un punto destacable: Los niños que nacen hoy en día deberían no sólo tener una larga esperanza de vida, sino también una esperanza de vivir sano y feliz en la vejez.

Para ello es necesario elevar la salud a un alto nivel, para que la conversación intersectorial lleve a tomar mejores decisiones sobre el desarrollo de cada sociedad. Y que los sistemas de salud no se enfoquen solamente en ver cómo sanar a las personas cuando se enferman, sino más bien darles las herramientas para mantenerse saludables.

El tema central como tal de Davos este 2014 es La remodelación del mundo: consecuencias para la Sociedad, la Política y los Negocios." Pero sus organizadores consideran que es el momento de incluir el tema de la salud en la discusión del desarrollo de las naciones. Entre los puntos de los que se quiere convencer a los asistentes de que alcanzar una buena salud -tanto física como mental- es uno de los problemas sociales y económicos más acuciantes del momento.

Entre los puntos a abordar por los participantes en las diferentes mesas de trabajo estarán unos 25 que se relacionan con el ámbito sanitario. Entre ellos: El nuevo contexto para lograr el cuidado de la salud (HealthCare); Cómo las tecnologías del siglo 21 y la ingeniería están combinando elementos de biología, química y física para crear salud digital; en otras meses se hablará de sensores digitales, de la genómica y la epigenética, de la aplicación clínica de las enfermedades no transmisibles que son prevenibles. Asimismo, hay una mesa con el tema de ¿Qué fuerzas económicas y tecnológicas están transformando la industria de la salud?, donde entre los aspectos que se tocarán está el aumento de la carga de los trastornos mentales, así como la necesidad de los sistemas de salud rentables y el potencial de la medicina personalizada.

Entre lo que destaca Greenhill es que los líderes del mundo no deleguen el problema exclusivamente a los ministerios de salud, sino que tanto organizaciones públicas como privadas participen de manera creativa para promover aspectos como la regulación de las emisiones contaminantes, como generar energía sin contaminar el aire, alentar menor consumo de azúcar y sal, el combate del estrés en el lugar de trabajo, y muchos etcéteras. Porque de lo que no hay duda es de que "el crecimiento del futuro empezará con la salud."

[email protected]

Twitter: @maribelrcoronel