Según López Obrador, la esencia de su Cuarta Transformación es el combate a la corrupción y la pobreza, para él, la corrupción es la causa principal por lo que el país no se desarrolla y existe tanta desigualdad y pobreza.

No cabe duda de que la corrupción es un mal que hay que erradicar, pero decir que es la causante de que el país no se desarrolle es una exageración. De acuerdo a sus cifras, la corrupción que se ha evitado importa 500,000 millones de pesos al año, cifra que aun en el caso de ser cierta no da más recursos adicionales al gobierno, ya que al evitarla quien se beneficia es el que la pagaba, no el gobierno que la provocaba.

En estos tres años, la corrupción no sólo no se ha reducido, sino según el Inegi, ha aumentado tanto en número de casos como en su importe. Se han cambiado leyes para que la corrupción sea un delito grave, pero esto no es un avance, sino un retroceso, ya que se está dejando de lado la presunción de inocencia.

El segundo objetivo de la 4T es eliminar la pobreza y provocar el crecimiento económico y apoyar a los de abajo a través de programas sociales. En estos ya casi tres años, la pobreza ha crecido a niveles no vistos en los últimos 30 años, los programas sociales son indispensables, pero no logran sacar a la gente de la pobreza, si no hay crecimiento económico y del empleo.

Este es otro fracaso de la 4T, la economía durante el sexenio crecerá, si nos va bien, a un promedio de 1% anual y el empleo a un ritmo aún menor. Es probable que este año la economía crezca a 7%, pero no es por obra y gracia de la 4T, sino del gobierno de los EU y de las remesas, ya que, si fuera por la estrategia y programas de López Obrador, el país estaría parado.

La economía no va a crecer porque no hay confianza en gobierno y no habrá inversión hasta que López Obrador se vaya. Probablemente ese miedo sea exagerado, ya que hasta ahora no ha hecho nada en contra de ellos, salvo hablar de más, amenazarlos y descalificarlos. El sector privado y los inversionistas no se confrontan, simplemente se retiran.

El fracaso más grande de su 4T está en su propuesta de una nueva moral, López Obrador cree que, con una cartilla, que nadie ha leído, va a cambiar la moral de los delincuentes, pero la violencia y la delincuencia está en los niveles más altos de nuestra historia.

La 4T de López Obrador es un rotundo fracaso, la corrupción sigue igual, la pobreza está aumentando, la economía y el empleo no van a crecer, la violencia está en niveles nunca vista y la renovación moral no ha llegado ni a su gabinete.

Demetrio Sodi

Político mexicano

Desde la cancha

Ciudadano interesado en las soluciones para el país y la Ciudad de México. Político mexicano, ha sido diputado federal (1988-1991), senador (2000-2006) y jefe delegacional de Miguel Hidalgo (2009-2012).

Lee más de este autor