El día de hoy la Junta de Gobierno de Banco de México (Banxico) dará a conocer su cuarto anuncio de política monetaria del año.

Nuevamente, el mercado tiene totalmente descontado que la tasa de interés de referencia se mantendrá sin cambios en 4.0% a pesar del persistente repunte en la inflación observado los últimos dos meses.

Unas horas antes del anuncio de política monetaria, el Inegi habrá publicado los datos de inflación de la primera quincena de junio cuya previsión era una muy leve mejoría con respecto al dato de mayo cuando la inflación anual se ubicó en 5.99%, su nivel más alto desde el gasolinazo del 2017.

Aunque Banxico seguramente optará por dejar la tasa de fondeo sin cambios, el mercado espera que el comunicado de prensa adopte un tono más restrictivo ante el fuerte aumento en las expectativas de inflación, la mejoría en los pronósticos de crecimiento económico y un tono menos acomodaticio por parte de la Fed.

En el fondo, la adopción de un tono más restrictivo debería mandar señales de que Banxico se prepara para subir la tasa de referencia durante la segunda mitad del año. Sin embargo, el consenso de la Encuesta Citibanamex de Expectativas más reciente (publicada el 22 de junio) anticipa que Banxico mantendrá la tasa sin cambios hasta el 2022.

No obstante, detrás de este consenso, expresado por la mediana de expectativas, hay cada vez más analistas que esperan un primer incremento en la tasa por parte del banco central antes de que culmine este año.

En la encuesta del 21 de junio hay 13 de 29 participantes que esperan un aumento de por lo menos un cuarto de punto antes de que concluya el 2021 en comparación con solamente siete de 31 participantes de la encuesta del mes pasado.

Asimismo, el consenso de expectativas para la tasa de fondeo para el cierre del 2022 aumentó de 4.25% en la encuesta de mayo a 4.50% en la que se publicó este martes. Estos cambios podrían volverse más contundentes en la encuesta del próximo mes si los datos de inflación superan las expectativas.

La encuesta Citibanamex también reveló un deterioro sustancial en las expectativas de inflación general y subyacente para el cierre de 2021. La mediana de expectativas para la inflación general pasó de 4.87 a 5.1% mientras que la subyacente se incrementó de 3.8 a 4.0 por ciento.

En el caso de 2022, el consenso de expectativas para la inflación general y subyacente se mantuvo prácticamente estable en 3.6% en ambos casos. Lo que es un hecho, es que la tasa de interés de referencia medida en términos reales (es decir restando la inflación de los últimos 12 meses) se mantendrá en territorio negativo durante lo que resta del año, lo cual sumado a los meses de abril y mayo alargaría el período de tasas reales negativas a por lo menos 9 meses.

Esta situación se mantendrá aun si Banxico decide subir la tasa este año hasta en medio punto. La parte media del rango histórico de la tasa de interés de referencia en términos reales observado en los últimos 20 años se ubica entre 0 y 2 por ciento.

Aunque es verdad que en entre el 2014 y el 2016 hubo algunos meses con tasa reales negativas, estos episodios fueron breves y en aquel momento la inflación mantenía una clara trayectoria a la baja.

Aunque el retorno de la inflación es un fenómeno global y posiblemente transitorio, los procesos de formación de precios en México podrían hacer que la inflación presente una mayor resistencia a la baja que en las economías desarrolladas.

Esta situación, aunada a una Fed que posiblemente tenga que adelantar su proceso de normalización de política monetaria a 2022, debería traducirse en un tono más restrictivo por parte de Banxico y el inicio de un ciclo de alzas en la segunda mitad de este año.

joaquinld@eleconomista.mx

Joaquín López-Dóriga Ostolaza

Socio Director de EP Capital, S.C.

Sin Fronteras

Joaquín López-Dóriga Ostolaza es Socio Director de EP Capital, S.C., una consultoría especializada en fusiones y adquisiciones fundada en 2009.

Es egresado de la Licenciatura en Economía de la Universidad Iberoamericana, donde se graduó con mención honorífica y el promedio más alto de su generación. Cuenta con una Maestría en Economía de la London School of Economics, donde fue distinguido con la Beca British Council Chevening Scholarship Award.

Lee más de este autor