La noticia es que está por estallar una bomba en el negocio de las afores.

Es un escándalo que se registra al calor de la competencia y bajo la sospecha de prácticas no ortodoxas.

Tras la apertura de PensionISSSTE a la competencia abierta con la industria privada, en el primer trimestre de este año registró una baja de 6,000 cuentas de trabajadores, cuyo saldo en promedio ronda los 2 millones de pesos por persona, y que en conjunto suma alrededor de 10,000 millones de pesos.

PensionISSSTE administra recursos de las pensiones de los trabajadores por un total que ronda los 100,000 millones de pesos y, en consecuencia, en sólo tres meses habría perdido 10% de los recursos que administra.

El punto de potencial conflicto es que 90% de las cuentas que dejaron PensionISSSTE se fue a una sola afore privada.

De acuerdo con los primeros análisis de la afore estatal, la afore privada se habría valido de prácticas no ortodoxas para atraer las cuentas que forman parte de la masa de trabajadores con saldos más altos.

La sospecha de prácticas no ortodoxas la está documentando PensionISSSTE, que ya inició contacto con la máxima autoridad del sector: la Consar, que preside Pedro Ordorica.

Presuntamente, la afore privada habría utilizado información con la que formalmente no deberían haber contado.

PensionISSSTE, a partir de este año, se abrió a la competencia y desarrolla una estrategia doble: retener a los trabajadores que tiene y atraer a los de sus competidores.

Pero sus competidores también se prepararon y esperaron el momento de la apertura para atraer a los trabajadores que ahorran en PensionISSSTE.

El universo de trabajadores afiliados a PensionISSSTE, tienen características particulares.

Una porción importante es de trabajadores con saldos de 2 millones y hasta entre 5 y 6 millones de pesos, en virtud de los bonos redimidos.

Para PensionISSSTE, la concentración de 90% de las cuentas que dejaron esa afore y se concentraron en una sola del universo de afores privadas indica un comportamiento atípico. Hay sospechas de prácticas no ortodoxas y por ello el asunto está analizándose para presentarlo ante las autoridades respectivas.

Por cuanto al número de cuentas que dejaron a PensionISSSTE, hay quienes observan el vaso medio lleno en lugar de ver el vaso medio vacío. Desde esa perspectiva, advierten que las 6,000 cuentas que dejaron PensionISSSTE representan 0.4% del total de cuentas y, en cambio, se retuvo 99.5% del universo de trabajadores.

Lavado de dinero, expediente sin resolver

Los grupos delincuenciales están de plácemes y brincan de gusto porque en el Poder Legislativo no pasó la iniciativa de ley de prevención de lavado de dinero.

Hoy es el último día de sesiones de la Cámara de Diputados y del Senado de la República y el tema simple y sencillamente no está listado entre los asuntos a tratar.

Dicen quienes están cerca de este proceso legislativo que la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados secuestró virtualmente la iniciativa y evitó que se aprobara.

Ello a pesar de que al inicio de la semana había acuerdo de las fracciones parlamentarias representadas en la Cámara para dispensar los trámites del dictamen para su votación en el pleno.

Sin embargo, la Comisión de Justicia simplemente se abstuvo de aprobar y presentar dictamen alguno por razones que no son transparentes.

La historia de esta iniciativa es una historia de dilaciones y acciones inexplicables que buscaron excluir al gremio de notarios y, abiertamente, de modificar la propuesta original para aumentar los umbrales para identificación y reporte de operaciones.

El presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, el diputado Mario Alberto Berra, denunció en enero de este año que la Comisión de Justicia impidió la aprobación de la iniciativa en el mes de diciembre pasado.

Tal parece que en México no habrá medidas de prevención de lavado de dinero por varios años más, lo que evidentemente beneficia a la delincuencia organizada.

Hay que recordar que en el hipotético caso de se aprobara de inmediato la iniciativa, todavía sería necesario un año más para su plena entrada en vigor y para que la información que genere empiece a rendir frutos en el combate al lavado de dinero.

Por eso, la delincuencia organizada está de fiesta, porque el principal flanco para atacarla simple y sencillamente está descubierto.

CUENTOS VERAS

Este lunes, el pleno de la Comisión Federal de Competencia, sin la participación de su presidente, Eduardo Pérez Motta -quien está recusado o excluido de la deliberación-, revisará el tema de la megamulta por casi 1,000 millones de dólares en contra de Telcel. La Comisión Antimonopolios salió a desmentir comunicados anónimos y aseveró que el tema se resolverá conforme a la Ley Federal de Competencia Económica. A ver.

Twitter: @marco_mares

[email protected]