A dos semanas de la elección, la brecha entre el candidato del PRI en Tlaxcala, Mariano González Zarur, y la abanderada del PAN, Adriana Dávila, era de 5 puntos.

El tercer lugar en las encuestas, hasta el 20 de junio, lo ocupaba la perredista Minerva Hernández, quien paradójicamente se convirtió en un personaje decisivo para el futuro electoral en la entidad más pequeña del país.

Lo sabía desde hace un par de meses, cuando discutió con el presidente nacional del PRD, Jesús Ortega Martínez, sobre los escenarios para esta contienda. Había recibido una encuesta, encargada por la dirigencia nacional del sol azteca a Francisco Abundis, director ejecutivo de Parametría, que la ubicaba en tercer lugar, con apenas 15% de las intenciones de voto.

Ya hemos platicado en este espacio esa parte de la historia: Ortega y César Nava, de común acuerdo con el representante del DIA, Manuel Camacho Solís, habían pactado una paquete de declinaciones: Minerva Hernández, en Tlaxcala, y Nora Ruvalcaba, la candidata del PRD en Aguascalientes, se sumarían a los abanderados panistas. A cambio, el PAN forzaría a su abanderado en Zacatecas, Cuauhtémoc Calderón, a pronunciarse en favor del perredista Antonio Mejía-Haro.

Ese plan fue frenado por fuerzas superiores. Las mismas que llevaron al candidato perredista en Quintana Roo, Greg Sánchez, a la cárcel. Los escenarios preelectorales, a dos semanas de los comicios del 4 de julio, hicieron que se retomara dicho acuerdo. Las altas probabilidades de éxito de las coaliciones anti-PRI en Oaxaca y Puebla reanimaron las negociaciones entre las cúpulas.

Sin embargo, en los contextos locales fueron mal recibidas. En Aguascalientes, por ejemplo, la candidata Ruvalcaba -quien ha logrado concitar 5% de las intenciones de voto- dejó sentir que solicitaría la protección de las autoridades electorales si la dirigencia nacional del PRD decidía sustituirla como candidata. Y es que desde el principio, rechazó la propuesta de declinar en favor del panista Martín Orozco.

Su negativa, tajante, llevó al CEN del PRD a estudiar la posibilidad de desconocerla como candidata. Llegaron al punto de tener seleccionado al candidato sustituto, quien sería Fernando Gómez, un antiguo líder de la izquierda, cercano a Jesús Ortega. El amago de Ruvalcaba frustró el plan oposicionista.

Lo que no sabía la dirigencia perredista es que su candidata tuvo contactos con el equipo del abanderado priísta, Carlos Lozano de la Torre, quien tenía una oferta económica y le cedería posiciones políticas, con tal de que se sumara a su proyecto.

Su caso se parece mucho al de Minerva Hernández. A mediados de la semana pasada, en la cúpula nacional del PRI daban por descontado que la perredista había aceptado los ofrecimientos que le hizo el candidato tricolor, Mariano González Zarur. Y aunque la perredista lo ha negado, entre los priístas están seguros de que el PAN igualó y superó su oferta... gracias a las gestiones efectivas de Jesús Ortega.

La declinación de Hernández, por supuesto, no se verá reflejada en la boleta electoral. No obstante, ha generado una ola mediática favorable a la candidatura panista, que finalmente le dé el triunfo.

En Aguascalientes, si bien no habrá declinación, se hará efectivo un acuerdo supletorio: que las estructuras electorales trabajen, el próximo domingo 4, en apoyo de las redes panistas. Otra vez, la lógica dominante es que no gane el PRI, que no recupere antiguos bastiones. Y que ni el PAN ni el PRD pierdan las gubernaturas que actualmente detentan.

Sólo falta que el PAN actúe en consecuencia y ceda en Zacatecas. El fin de semana, sin embargo, el enviado de la cúpula panista, Cuauhtémoc Cardona, fracasó en el intento de hacer declinar al candidato Calderón, quien -apoyado en encuestas falsas- reclama estar en segundo lugar.

EFECTOS SECUNDARIOS

PARODIA. En YouTube puede verse un video del dirigente de la Canaco en Mexicali, Marco Julio Reyes, que salvo en la duración -casi cinco minutos- se fusila al comercial de la Iniciativa México que personifica Javier Aguirre. Pero es en negativo. Con El Ángel a espaldas, acusa al entrenador nacional y a la clase política de ser necios y actuar contra el interés nacional.

SECUELAS. Después del anuncio presidencial de la eliminación gradual del impuesto por Tenencia de vehículos, el gobierno federal se lleva las palmas y las administraciones locales, las penurias. El Gobierno del DF, por ejemplo, dejará de percibir más de 5,000 millones de pesos, por lo que deberá modificar su política de gasto social y revisar programas como el Seguro de Desempleo o las ayudas a los adultos mayores, nos comenta el secretario general del PRD capitalino, Jesús Valencia Guzmán.