Hace unas semanas le di a conocer que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), que encabeza Hiram Almeida, daría pronto el nombre del ganador de la Licitación Pública Nacional Presencial Número LPN- 30001066-001-18, que, en resumen, es para el manejo de fotomultas en la Ciudad de México. También se mencionaba que empresarios de este negocio estaban muy enojados porque nos comentaban que la licitación estaba amañada para que la ganara Inteltráfico. Pues bien, fuentes internas confirman que, efectivamente, Inteltráfico ganó esta licitación, pese al silencio y hermetismo de la SSP para hablar sobre este proceso.

Pero hay autoridades que se niegan a mencionar a Inteltráfico. Incluso, pareciera que los contratos que se diseñan para esta empresa son estratégicamente nombrados con la finalidad de que no salgan a la luz cuando alguien solicita información sobre fotomultas o fotoinfracciones vía transparencia. ¿Por qué lo digo? Del 2015 al 2017 hubo dos empresas que se encargaron de operar radares para detectar infracciones a las leyes de tránsito y vialidad de la Ciudad de México: Autotraffic e Inteltráfico. El contrato de la primera tenía como estimado el detectar con sus radares cerca de 150,000 infracciones mensuales mientras que el de Inteltráfico tenía un estimado de 360,000 infracciones.

A pesar de que Inteltráfico era la empresa que se encargaba de los radares para detectar a los que cometían infracciones por ir a exceso de velocidad, resulta que cuando se solicitaba información sobre fotomultas a la SSP o vía transparencia, sólo se solía traer a colación el contrato de Autotraffic, titulado  “Subrogación de servicios para imponer multas a través del Sistema Integral de Fotomultas”. Único contrato con la palabra “fotomultas” en su título. ¿Cómo se llamaba el contrato de Inteltráfico?: “Subrogación Multianual del Servicio para imponer multas por medio de cinemómetros a vehículos que excedan los límites de velocidad”, o lo que es lo mismo, un largo eufemismo para decir fotomultas por exceso de velocidad. Aunque los contratos de ambas empresas vencieron en el 2017, lo que sí es una realidad es que el nombre del contrato para operar todas las fotomultas en el 2018 está hecho más al estilo de  Inteltráfico, pues se llama “Servicio subrogado para la sistematización de infracciones automatizadas con dispositivos propiedad de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, así como su mantenimiento evolutivo y de operación”.

Ahora ya sabe cómo habrá que solicitar información sobre fotomultas a transparencia y a la SSP este 2018. Otra pregunta queda en el aire con eso de los recientes sismos: cuando Miguel Ángel Mancera dijo que destinaría el dinero de las “fotomultas” para reparar daños por los sismos en la Ciudad de México ¿se refería a lo que ingresó por ambos contratos o sólo al que llevaba la palabra fotomulta? Pregunta con altos grados Richter.

Sorprenden a la Cofece

Ya le daré más detalles pero resulta que, de manera increíble, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) de Alejandra Palacios, adjudicó a la firma SUVEN de Oralia Méndez García, el contrato de suministro de vales de despensa para el 2018 por 16 millones de pesos, no obstante todas las irregularidades y escándalos en los que se ha visto envuelta esta empresa. Señalamientos como el aseguramiento de sus cuentas bancarias por parte de la Fiscalía General de Jalisco; tarjetas no fondeadas; problemas de transaccionalidad; y rescisiones de contratos con organismos como el DIF Nacional, Condusef, Fondo de Cultura Económica y el Servicio Postal Mexicano, entre otros. Se habla de un cambio de nombre comercial de Megavale a Más Pagos. Esto supuestamente sin la debida autorización del SAT, de Osvaldo Santín. Se habla de que esto podría derivar en un fraude como Ficrea. ¿Será?

Julio Pilotzi

Columnista de Negocios

Split Financiero

Periodista con 20 años de experiencia en los medios de comunicación. Colabora actualmente en el Noticiero En los Tiempos de la Radio de Óscar Mario Beteta.

Lee más de este autor