La semana pasada se publicaron las minutas de las reuniones de política monetaria más recientes de la Fed y el Banxico, llevadas a cabo el 18 y 26 de septiembre, respectivamente. El contenido de las minutas de ambas instituciones apunta a nuevos recortes en las tasas de referencia antes de que concluya el año.

En el caso de la Fed, las minutas dejaron ver un tono más acomodaticio con respecto al comunicado publicado el día de la decisión de política monetaria. En concreto, las minutas revelaron que los miembros del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por su sigla en inglés) se enfrascaron en un intenso debate sobre el impacto de los recortes recientes y la prevaleciente incertidumbre —principalmente en los temas de política comercial— sobre la actividad económica.

Este debate se tradujo en una decisión dividida en la que varios miembros del FOMC se manifestaron por dejar las tasas sin cambio, argumentando que la situación actual de la economía americana no requería de una política monetaria más laxa.

Asimismo, los que votaron en contra del recorte destacaron que la incertidumbre creada por la guerra comercial podría ser un fenómeno pasajero que tendrá un impacto menor al esperado sobre la salud de la economía americana.

Por otro lado, también hubo dos miembros del FOMC que votaron por una reducción en la tasa de fondeo de medio punto, señalando que un movimiento más agresivo contribuiría a atajar el creciente riesgo de desaceleración. Las minutas también revelaron un intenso debate sobre el mensaje que se debería mandar al mercado en cuanto al rumbo futuro de la política monetaria.

En este sentido varios miembros del FOMC argumentaron que el comunicado debería incluir un mensaje más conciso sobre cuánto más duraría el proceso de relajación monetaria y el nivel adecuado de la tasa de fondeo al concluir este proceso.

Por otro lado, durante la semana hubo diversas intervenciones públicas por parte de varios miembros del FOMC en donde predominó un tono dovish que parece confirmar que la Fed recortará la tasa de fondeo una vez más antes de que concluya el año. Inclusive, el mercado comenzó a descontar que el recorte se podría anticipar a la reunión de octubre en lugar de diciembre como se tenía parcialmente descontado originalmente.

En el caso del Banxico, las minutas también reflejaron un tono acomodaticio, señalando a nuevos recortes en la tasa en lo que resta del año. Al igual que en el caso de la Fed, las minutas del Banxico revelaron una decisión dividida en la que dos miembros de la Junta de Gobierno votaron por una reducción de tasas más agresiva.

Los argumentos principales a favor de una política monetaria más laxa son: i) la convergencia de la inflación al nivel objetivo del Banxico y la ausencia de presiones inflacionarias en el horizonte; ii) la falta de dinamismo en la economía mexicana, que ha generado una situación de holgura importante; y iii) la creciente tendencia a nivel global de adoptar políticas monetarias más acomodaticias.

En cuanto a este último punto, queda claro que una Fed más acomodaticia le da mayor espacio al Banxico para recortar tasas sin necesariamente reducir el diferencial de tasas de corto plazo entre México y Estados Unidos.

Este diferencial ha sido clave para mantener el tipo de cambio relativamente estable, lo que a su vez ha contribuido a la estabilidad financiera. En este sentido, es altamente probable que el Banxico recorte la tasa en 0.25% antes de que concluya el año. Sin embargo, habrá que estar atentos a las negociaciones comerciales (China–EU, EU-Unión Europea y Brexit) ya que un acuerdo amplio —no como la fase 1 anunciada el viernes— podría abonar a un escenario en el que la Fed se podría dar el lujo de esperar a evaluar el desempeño de la actividad económica durante los próximos meses antes de volver a actuar.

[email protected]

Joaquín López-Dóriga Ostolaza

Socio Director de Estructura Partners

Sin Fronteras

Desde 2009, el Sr. López-Dóriga es Socio Director de Estructura Partners, una consultoría especializada en fusiones y adquisiciones, así como en estructuración de operaciones de financiamiento vía deuda y capital.

Es egresado de la Licenciatura en Economía de la Universidad Iberoamericana, donde se graduó con mención honorifica y el promedio más alto de su generación, y cuenta con una Maestría en Economía de la London School of Economics, donde fue distinguido con la beca British Council Chevening Scholarship Award.