Mantener dólares en un portafolio de inversión bajo el argumento de que ahora sí va a subir el precio y que el retorno será superior al de otro tipo de activos, ya no aplica

Es una pregunta muy pertinente. La baja del tipo de cambio ha mermado el retorno en pesos de muchos portafolios. La idea en el futuro previsible es que hay elementos que confirman la fortaleza del peso.

Muchos inversionistas compraron dólares en los últimos tres años bajo la idea de una inestabilidad que solo ocurrió momentáneamente. ¿Cuáles son las razones para mantener dólares en un portafolio de cara al 2021?

No se espera una subida importante del valor del dólar. De hecho, la idea es que distintos factores convergen para que el peso siga mostrando fortaleza. Le enumero algunos:

1) La propensión al riesgo entre los inversionistas a nivel global. La vacuna, más la permanencia e incluso reforzamiento de las políticas de estímulo, crean un escenario favorable que ha propulsado a las bolsas y que orienta a los manejadores de fondos a buscar rendimientos fuera de los activos tradicionales, entre ellos mercados emergentes.

Dentro de esta muestra los activos en pesos resultan atractivos.

2) La debilidad del dólar en el plano internacional. El tamaño de los estímulos y la ausencia de retorno han hecho que muchos activos en el mundo luzcan más atractivos. La búsqueda de retorno, así como la expectativa de un incremento en el gasto público que pudiera deteriorar el balance de las finanzas públicas, ha debilitado al dólar contra muchas monedas y no se espera que las condiciones en este sentido cambien.

3) Los flujos positivos de recursos hacia México. Hay un superávit en la cuenta corriente de la balanza de pagos, existe un flujo recurrente de remesas que podrían alcanzar un máximo histórico este año, reservas internacionales elevadas y cierta disciplina fiscal.

Todo ello como añadido a una tasa de interés que sigue siendo relativamente alta.

Un flujo positivo de recursos y la propensión de los inversionistas globales a comprar activos de mayor riesgo han propiciado el retorno del dólar por debajo de los 20 pesos.

No parece que las condiciones cambien, en especial porque la mira de la mayoría de los inversionistas esta puesta hacia el segundo semestre, no a las condiciones de ahora.

Con las vacunas reduciendo la incertidumbre de la pandemia y con estímulos totalmente activos, la expectativa es bastante consensada.

En este sentido, mantener dólares en un portafolio de inversión bajo el argumento de que ahora sí va a subir el precio y que el retorno será superior al de otro tipo de activos ya no aplica.

En efecto, hay argumentos a favor de mantener los dólares. En los últimos meses las variaciones en el tipo de cambio tienen una fuerte correlación con la tendencia de las bolsas a nivel global.

Al parecer, la cobertura natural que en otros momentos hubiese sido la tasa de interés libre de riesgo, ahora no lo es por su valor cercano a cero. Por ello, muchos manejadores de fondos en épocas recientes “cubren” sus posiciones en bolsa a través de vender en corto (apostar a una caída) de distintas monedas (entre ellas el peso) en su cotización contra el dólar.

Si su portafolio tiene una posición en bolsa en un porcentaje relevante, no está mal mantener una posición directa en dólares.

Si se genera un momento de aversión al riesgo, o por alguna razón inesperada los mercados se ajustan, dé por un hecho que el peso se va a devaluar y el valor del dólar mayor podría amortiguar sus pérdidas.

La decisión de cómo estructurar un portafolio depende de las circunstancias de cada inversionista.

Pero si ya acarrea una posición en dólares, no la desestime, tal vez le cueste un poco en términos de rendimiento, pero al parecer es una cobertura interesante contra correcciones en otros mercados. Le recuerdo que las bolsas están en máximos y sus rendimientos en los últimos tres meses, incluyendo la de México, es de dos dígitos.

*Rodolfo Campuzano Meza es director general de Invex Operadora de Sociedades de Inversión.

perspectivas@invex.com

Twitter: @invexbanco