La última columna del año la quiero dedicar a la memoria de conocidos míos que en este ominoso año pasaron a formar filas entre los difuntos. Con ellos tuve una relación laboral. Con algunos, lo profesional devino en décadas de amistad. Para ellos mi recuerdo.

El 10 de abril se fue Gustavo “Gus” Rodríguez, colega en más de un sentido. Publicista, escritor y director de programas de televisión, destacadamente los de Eugenio Derbez. También actuaba y conducía. Fue el más notable promotor de videojuegos en nuestro país.

El 2 de junio la muerte nos arrebató al primer actor Héctor Suárez. En aquella ocasión escribí: “Cuando se haga un recuento de los 10 mejores actores que México ha tenido en la historia del espectáculo, en el elenco tiene que aparecer el nombre de Héctor Suárez”.

Y al otro día, se fue otro Héctor, también excelente actor: Héctor Ortega. Además autor y director de teatro, cine y televisión. A su gran talento agregaba una conciencia social. Participó en las mejores causas de México. Héctor dirigió la primera obra de teatro que escribí, una derivación del programa “Ensalada de Locos”. Le hizo algunos cambios que a mí me sirvieron de enseñanza. A partir de ahí fueron varios los trabajos en los que estuvimos juntos. Su fallecimiento me hizo perder a un querido amigo y a un estupendo maestro.

El 28 de agosto murió, Manuel “Loco” Valdés. A propósito de su fallecimiento, escribí en El Economista una página dedicada a su memoria con algunas de sus anécdotas. Lo extraño.

El 11 de octubre falleció, César Núñez Ramos, un guerrerense digno de un corrido.  Fundador en su estado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Maestro egresado de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, con licenciatura en Matemáticas por la Universidad Autónoma de Guerrero. Fue un luchador social con un entrañable amor por México. Además era cantante y ejecutante de la guitarra. Merece le dedique una columna.

Tres días después, murió Antonio Ferrer, el primer escritor ciento por ciento producto de la televisión. En realidad se apellidaba Jalife. Comenzó a manifestar su talento en el programa Chucherías, donde creó personajes y secciones que se hicieron populares como: Juan Derecho; Lo que sueña un mexicano; Peligros del idioma y el primer intento de humor político en televisión: La Entrevista. Sus programas Hogar Dulce Hogar y Mi Secretaria, estuvieron al aire 12 y 9 años respectivamente. Durante muchos años fuimos amigos muy cercanos.

El 28 de noviembre murió, Roberto “Puck” Miranda, actor de la compañía de Luis de Alba, con él trabajé en el programa Pirrurris, presenta. Lo de Puck le vino por el duende que interpretó en “El sueño de una noche de verano” de Shakespeare.

El 28 de diciembre se nos fue el gran Armando Manzanero. Lo conocí en 1969 cuando escribí un programa en el que actuaban él con Sergio Corona y Anel. El maestro estaba en pleno triunfo, el cual jamás se le subió a su cabeza y hubiera sido fácil dado su estatura. Don Rubén Fuentes, otro gran músico y compositor, me platicó que cuando él era Director Artístico de la RCA Víctor y Manzanero uno de sus productores, en vista del éxito que ya habían tenido sus canciones “Voy a apagar la luz”, “No” y “Adoro”, le encargó hacer un long play con 12 de sus melodías, incluyendo las mencionadas, para Pepe Jara quien estaba triunfando con el tema de la telenovela “La Mentira”. Manzanero escribió los arreglos y grabó la pista. El día que Pepe le iba a poner voz no se presentó. Póngale usted la voz, ordenó don Rubén. La grabación se la llevó el jefe y la puso en una reunión de amigos, mismos que unánimemente reconocieron que en la voz de Armando sus canciones serían exitosas. No se equivocaron.

Que el próximo año sea mejor que el que hoy finaliza al cual no vamos a despedir, lo vamos a mandar a la chingada.

Manuel Ajenjo

Escritor y guionista de televisión

El Privilegio de Opinar

Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.

Lee más de este autor