En esencia, los programas transversales se instrumentan para centrar las acciones del gobierno en temas o problemas cuya atención incluye a toda la Administración Pública Federal. Estas acciones tienen como característica principal que son de aplicación general por la naturaleza del problema que tratan de resolver. Ejemplo de estas acciones trasversales son el cambio climático y la equidad de género, entre otras.

La transversalidad del gasto público puede ser una herramienta efectiva de política pública, ya que su objetivo es el de identificar y clasificar la proporción de recursos destinados a la atención de grupos específicos de la población o problemáticas nacionales que necesitan ser abordadas de manera integral. Sin embargo, existen áreas que deben resolverse para que las acciones transversales sean realmente eficaces.

Presupuestal y programáticamente estas acciones están integradas a programas presupuestarios de toda índole, lo que implica que cada dependencia o entidad que se alinea a los programas transversales destina una cantidad de recursos a la atención de acciones transversales. De hecho, estas acciones transversales son decididas por las mismas dependencias o entidades del sector público, pero no existe un coordinador especializado de cada acción transversal que supervise, cohesione y de congruencia a las actividades individuales que conforman una determinada acción transversal, sin invadir la esfera de atribuciones de cada ente público coordinado.

En estricto sentido, los programas transversales, se definen a partir de los objetivos específicos intrínsecos a cada gasto general. Esto implica que en ellos se concentran peticiones muy diversas, que pueden aglutinarse a esos programas específicos. Sin embargo, presupuestalmente no tienen una alineación concreta con el cumplimiento de objetivos específicos que se planeen y que se puedan integrar en la planeación nacional y sobre todo que se les pueda dar seguimiento en el desarrollo y cumplimiento de los intereses nacionales. Además, en la práctica, los programas transversales no obedecen a indicadores de desempeño específicos, toda vez que el gasto público asignado a ellos se reasigna de forma arbitraria.

En el PEF se incluyen anexos que identifican las asignaciones que impactan directamente en la ejecución de obras, acciones y servicios para poblaciones y problemáticas específicas. No obstante, es importante que en los presupuestos transversales incluidos en el PEF se identifiquen claramente las acciones que permitirán atender los problemas públicos y que estos recursos transversales estén vinculados a indicadores de desempeño específicos que permitan observar los avances que se realizan en la atención del problema público y en determinado momento, poder cuantificar la efectividad del gasto y las acciones que se emprenden al respecto.

En este sentido, es de crucial relevancia avanzar en la institucionalización y la mejora de la calidad de la información que se presenta en el PEF y en los informes de avance del gasto público, no sólo porque esto represente un avance importante en el proceso para fortalecer una presupuestación basada en resultados y análisis de desempeño; sino de igual forma para avanzar en calidad del gasto público. En posteriores entregas abordaremos algunas acciones transversales específicas.

Agustín Caso Raphael

Economista

Ensayos en Persuasión

Licenciado en Economía por el ITAM y Maestro por la Escuela del Servicio Exterior de Georgetown University, Washington D.C. Profesor Titular de Historia del Análisis Económico en el ITAM desde 1990. En 1976 recibió el Premio Nacional de Economía y su trabajo fue publicado por Editorial Limusa con el título Política Monetaria, Inflación y Crecimiento Económico: El Caso de México. En 2005 publicó el libro Migración y Repatriaciones y en 2010, Trotsky, Viaje hacia el Laberinto.

Por más de 45 años se ha desempeñado en la administración pública nacional e internacional. Inició su desarrollo profesional en el Banco de México. Ha ocupado puestos directivos en el Banamex, Pemex, el Instituto de Acción Urbana e Integración Social (AURIS), la Conasupo, y las Secretarías de Energía, Gobernación y Hacienda y el INEE. Actualmente es Auditor Especial de Desempeño de la Auditoría Superior de la Federación.

Lee más de este autor