Durante los recientes 12 meses, el mundo ha experimentado la parte más difícil de una crisis generalizada de crisis. Así es, derivado de la migración, el terrorismo, el cambio climático, la guerra comercial, la recesión económica y la pandemia, el mundo entró en un periodo en el cual todos estos fenómenos están afectando de manera simultánea a las economías, generando así una crisis de crisis. Salir de este atolladero está requiriendo grandes cantidades de recursos económicos, que, bajo las condiciones actuales, están siendo muy costosos. Y es que atender de manera puntal tres o cuatro de los problemas fundamentales ya descritos, no es tarea fácil.

Mientras la mayoría de los países está experimentando aún un trade off entre el cierre parcial de actividades económicas y la pandemia, las grandes economías asiáticas han logrado salvar ese obstáculo e incluso han mostrado señales claras de recuperación, al atacar al menos tres de los componentes de esta crisis generalizada mundial. Países como Japón, Corea del Sur, Hong Kong, Taiwán y China han logrado contener de manera exitosa la pandemia y, por ende, han empezado con la recuperación económica.

En el caso de China, a mediados del primer trimestre del año, la pandemia ya estaba controlada, aún así registró una caída del 6.8% crecimiento económico a tasa anual; y no es coincidencia que para el segundo trimestre China haya registrado una tasa de crecimiento del 3.2%, de acuerdo con datos de la Agencia Estadística Nacional de este país. Su tasa de desempleo pasó de 6.2 a 5.3% durante ese mismo periodo. Cuando la economía mundial estuvo parcialmente cerrada, China produjo el 62% del acero que se comerció durante el segundo trimestre según la Asociación Mundial de Acero. El gigante asiático ha consolidado sus importaciones, pero sobre todo sus exportaciones, al volcar sus actividades económicas a la producción de insumos y bienes finales en la industria de la salud. En agosto, China registró una balanza de pagos superavitaria que no sólo muestra una recuperación económica, sin que además fortaleció su moneda ante el dólar.

Aunque en menor medida, pero de manera positiva, este desempeño económico también lo han mostrados otras economías asiáticas. Esta muy claro que, la eficiencia en el control de la pandemia ha sido un principal instrumento de política económica para atacar la recesión, al mismo tiempo que se evita la guerra comercial. La ciudadanía se comporta de manera responsable, lo que facilita la recuperación. Las economías asiáticas sin duda están dando un ejemplo claro al respecto.

A diferencias de ellas, las economías de Europa y América siguen luchando por controlar la pandemia, incluso están saliendo segundas oleadas de brotes de Covid-19 e algunas de ellas. El distanciamiento social y, por lo tanto, el cierre de actividades no esenciales ha generado desplomes en la demanda, así como en la oferta agregadas. Si bien sectores públicos y privados están realizando esfuerzos conjuntos para salir de la recesión, en la mayoría de las economías europeas y americanas, la sociedad sigue estando lejos de su corresponsabilidad en el control de la pandemia. En diversos espacios he comentado que, por primera vez, la recuperación económica no depende de una política anticíclica económica, sino más bien de una política de salud. Pues bien, las economías asiáticas han mostrado que el control de la actual pandemia está resultando ser la política económica para salir de la crisis generalizada.

*El autor es  secretario de Investigación de la Facultad de Empresariales de la Universidad Panamericana, (UP), campus México; se ha desempeñado como Jefe de la Academia de Economía, Secretario Académico y Secretario de Investigación de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana, profesor investigador de tiempo completo. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores desde el 2010.

*Salvador Rivas Aceves es economista de formación, con Maestría y Doctorado en Ciencias Económicas por la UAM. Realizó estudios sobre “International Political Economy” London School of Economics, Reino Unido, en 2016 y  2017.