Contrario a lo que desea difundir de manera desesperada el equipo directivo del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la apuesta de su presidente, Juan Pablo Castañón, para supuestamente defender el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México es la más desafortunada, pues, con el llamado a Andrés Manuel López Obrador para discutir en mesas de trabajo la viabilidad de la terminal aérea, no sólo abre la puerta para realizar modificaciones sustanciales a un proyecto al que ya se han invertido alrededor de 40,000 millones de pesos, sino que otorga la categoría de mandatario o de autoridad a un personaje que, si bien se mantiene como puntero en las tendencias de voto, es tan sólo hasta el momento uno de los cuatro candidatos que estará en la boleta para la elección presidencial. Atrás quedaron aquellos tiempos en los que, personajes como Héctor Rangel Domene, levantaban la voz autorizada del CCE para determinar en gran medida las políticas a seguir en materia de desarrollo económico. vivimos ahora una realidad en la que el organismo se observa devaluado y en la que su dirigente debe doblar las manos ante el posible ganador para rescatar, o intentar rescatar, algo de 70,000 millones de pesos que representaría en su totalidad el máximo proyecto de aviación en la historia del país.

Habrá que ver lo que dice el titular del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, Federico Patiño, quien se ha limitado a indicar que una cancelación de la terminal llevaría el total de las pérdidas casi al doble de lo presupuestado como inversión. Incluso, habría que analizar también la propuesta del candidato morenista para otorgar uso productivo al aeropuerto de Santa Lucía; el cual, si bien no cuenta con la capacidad para operar como infraestructura central de la operación aeronáutica del país, el espacio ofrece una alternativa para dar cabida a rutas locales o de actividad logística.

Zar de los terrenos

Acusado de los delitos de peculado, aprovechamiento ilícito del poder y desempeño irregular de la función pública, el exgobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, es uno de los casos más representativos de la corrupción en nuestro país, de tal manera que aún se trabaja para que los recursos que arrebató al erario de la entidad del sureste regresen a ser propiedad del Estado. En los últimos días, por ejemplo, y gracias a la instrumentación de diversos juicios en materia civil, la administración de Carlos Joaquín González logró recuperar tres playas ubicadas en la zona hotelera de Cancún que fueron vendidas por el exmandatario a un precio por debajo de su valor, pues, a pesar de que los terrenos están valuados en alrededor de 800 millones de pesos, la empresa Caveri Servicios Inmobiliarios, SA de CV, de Ricardo Antonio Vega Serrador, los compró en menos de 40 millones. Dicen los enterados que Vega Serrador, sobre quien pesa hoy en día una investigación de la PGR por supuesto lavado de dinero, fue uno de los empresarios consentidos no sólo del borgismo, sino también de la pasada administración de Félix González Canto. Debido a estas buenas relaciones, el personaje pudo construir un imperio gasolinero en la región sureste del país, hasta el grado de ser conocido por aquellas tierras como el zar de las gasolineras.

Voz en off

Los neumáticos Turanza han sido elegidos para formar parte del Audi A7 Sportback. Lo interesante de esto es que Bridgestone ha incorporado su tecnología B-Silent para minimizar el nivel de ruido en el interior del vehículo en todo tipo de superficies. Además, han formado parte del Audi, incluyendo los modelos A3, A8, Q2 y Q7.

Julio Pilotzi

Columnista de Negocios

Split Financiero

Periodista con 20 años de experiencia en los medios de comunicación. Colabora actualmente en el Noticiero En los Tiempos de la Radio de Óscar Mario Beteta.