Imagina, llegar a casa y que la puerta se abra automáticamente cuando detecta tu cercanía. Al hacerlo, se prenden automáticamente las luces en los colores e intensidad de acuerdo con tus preferencias y a la luz del día. Minutos antes de esto, al salir de la oficina el termostato de la casa pone la temperatura a 20 grados y un asistente digital te recibe con la música de tu elección y un resumen de noticias relevantes de las fuentes de información en las que tú más confías.

En el presente, estrictamente en temas de hogar se puede tener prácticamente cualquier dispositivo que se pueda conectar a la luz conectado a Internet y automatizarlo. Pudiera parecer interesante la idea de poder cambiar los focos de tu casa de color, sincronizarlos con la música que escuchas, prender y apagar cualquier dispositivo electrodoméstico, salir de tu casa con la seguridad de poder cerrar o abrir la puerta en el momento que quieras, a distancia si fuera necesario o abrirla con la tranquilidad de que está monitoreada con cámaras que detectan movimiento y sonido las 24 horas del día. Esto, que quizá para muchos es la casa del futuro en realidad es la casa del pasado. En este texto intento guiar al lector por un rumbo sencillo para entender lo que mundanamente es el Internet de las Cosas y las precauciones que debes tomar al adoptar esta innovación, así como recomendaciones para poder hacerlo con seguridad y entender por qué realmente es necesario hacerlo así.

Hackers al acecho

La automatización viene con una gran responsabilidad que debemos asumir. Una vez que cada uno de estos dispositivos se conecta a la red, se vuelven objeto de ataques digitales. A esta tecnología se le denomina Internet of Things (IoT) o en español, el Internet de las Cosas. La gran mayoría de estos dispositivos es muy pequeño, simple y no tiene el poder de cómputo necesario para protegerse de ataques de forma seria. El resultado, mientras más dispositivos conectados, más posibilidades de control vas abriendo a los hackers.

Un ejemplo de qué tan complicado podría ser irrumpir en una casa totalmente automatizada con IoT es el siguiente: Defcon, la convención más grande de hackers en el mundo se lleva a cabo cada año en Las Vegas, y en una versión pasada, se hizo un concurso para hackear un router conectado a distintos dispositivos de los cuales, probablemente, algunos ya estén en tu casa. Como resultado de este concurso, se abrieron 15 vulnerabilidades de distintos tipos; cómo acceder a las cámaras de tu casa, abrir las cerraduras y controlar el aire acondicionado, todo en cuestión de horas.

Después de comprender el riesgo que estos dispositivos conllevan, es importante entender cómo funciona el Internet of Things. Es un sistema de dispositivos mecánicos digitales interconectados que provee un identificador único a cada uno de ellos y a través de distintos protocolos de comunicación abierta transferir datos sobre la red sin requerir participación humana. Una “cosa” en el Internet de las Cosas puede ser desde una persona con un monitor cardíaco implantado, un animal con un chip de identificación, un automóvil con sensores, un foco Led, una bocina conectada a la red, una computadora, hasta tu dispositivo móvil. Todo esto construido meramente para facilitarte la vida y hacer un uso más eficiente de la energía en tu hogar.

Medidas de seguridad

Para que tus dispositivos operen en el Internet de las Cosas, necesitan conectarse a tu red. Para que tu red funcione necesitas tener un router. ¿Cuántas personas no tienen el router provisto por su proveedor de Internet? Un posible ataque a tu hogar probablemente puede iniciar por el router, por lo que es importante comprender qué medidas precautorias puedes tomar para evitar vulnerabilidades.

Proteger tu red: muchos de los routers de los proveedores típicos de Internet en México, aunque bien tienen la posibilidad de ser seguros, las configuraciones de fábrica normalmente no te brindan esa protección, por lo que es recomendable cambiar la contraseña por default a una contraseña propia protegida. Seleccionar protocolos de comunicación más avanzados para salvaguardar el password y el acceso a tu red. La gran mayoría de estos routers viene de fábrica con un password y un usuario de administrador, este usuario y password se pueden encontrar en los manuales de usuario que existen en Internet, por lo que también es recomendable cambiar esta contraseña.

No darle tu contraseña a nadie es difícil porque típicamente todo el mundo te la pide cuando visita tu hogar. Muchos de los routers que existen en el mercado hoy te permiten habilitar una red de visitantes, esta red de visitantes es una red separada a la red de tu hogar que sólo permite acceso a la parte pública de Internet y no a la red privada de tu casa. Cada uno de los dispositivos de tu casa conectado al Internet de las Cosas tiene también un usuario y una contraseña por default. Es importante cambiarla y si el dispositivo lo permite, utilizar WPS, que es un esquema de instalación protegida de wifi que no requiere intercambio de contraseñas.

Llegar a tu casa después del trabajo y poder controlar todos los dispositivos de tu casa con la voz a través de asistentes personales como el de Google, Apple o Amazon... recostarse en la cama y decir “buenas noches”, una instrucción entendida por la máquina para apagar todas las luces de la casa, cerrar las puertas con seguro, mencionar la agenda del día siguiente, contar el chiste del día y poner 30 minutos de música para dormir en paz, es cosa del presente.

La conversación sobre IoT ha tomado lugar en todo el mundo desde hace mucho tiempo. Si queremos entender cómo esta innovación va a impactar nuestras vidas sólo basta con pensar en la infinita posibilidad de conectar cualquier dispositivo electrónico a nuestra red y automatizar procesos a través de dispositivos con mayor capacidad de cómputo, como computadoras, celulares, tabletas, etcétera.

Datos de Nielsen obtenidos el año pasado destacan que tan sólo 6% de las personas que encuestó indica tener algún dispositivo inteligente en casa. Asimismo y en relación con las marcas que los implementan, se señala que 41% de los consumidores afirma que productos inteligentes resaltan más por su diseño que por su funcionalidad. Si bien es de entender que México no es punta de lanza en el desarrollo de IoT, tampoco lo es en su uso, esperamos que la adopción de esta tecnología crezca en los próximos años, no sólo en volumen de dispositivos sino también en la profundidad de su uso. Al final, es una tecnología muy simple con posibilidades ilimitadas.

@LopezCasarinJ