La esperanza de vida (EV) ha presentado avances notables en todo el mundo y en México no es la excepción. A pesar de esto, la diversidad en las condiciones de salud entre las personas adultas mayores afecta la esperanza de vida saludable de este grupo etario.

Entre los estudios que interesan, al estudiar a la población adulta mayor, y que se relacionan al medir la EV, se encuentra la esperanza de vida libre de discapacidad (EVLD), la cual se define como los años que se espera vivir a una determinada edad con buena salud.

De acuerdo con información del libro Vejez y pensiones en México, donde se estudia la EVLD para las personas adultas mayores de 60 años, con datos al 2010, las mujeres viven más tiempo que los hombres; sin embargo, en términos porcentuales, las mujeres viven más tiempo de su vida después de los 60 años con alguna discapacidad, en comparación con los hombres.

Si bien las mujeres viven más que los hombres, estos últimos viven más años después de los 60 con menor discapacidad que las mujeres. Al analizar cuántos años se espera vivir sin discapacidad, se observa que las limitaciones de movilidad son más prevalentes tanto en hombres como en mujeres, mientras que hablar o comunicarse son limitantes que menos afectan a ambos grupos. Sin embargo, al hacer un análisis por género, se observa que las mujeres tienen una mayor EVLD por todos los tipos de limitaciones y en todos los grupos de edad.

En México, como en otros países, existen diferencias de la ev y evld entre los estados. Esta diferencia es más acentuada entre las mujeres que entre los hombres. La diferencia en la ev en los estados, en el caso de los hombres, es de un año y de 1.1 años en el caso de las mujeres. Para la evld esta diferencia es de 2.8 años en el caso de hombres y 3.4 años en el caso de mujeres. En términos porcentuales, los hombres viven un mayor porcentaje de la ev sin limitaciones, en comparación con las mujeres, en todos los estados de la República Mexicana.

Los logros en medicina han permitido avances en la EV y EVLD en México y continúan avanzando. Sin embargo, existen diferencias en estos indicadores entre hombres y mujeres, con desventaja para estas últimas. Las diferencias entre los estados también son notorias. Por lo anterior, es necesario crear sinergias para atender las demandas actuales y futuras de la población adulta mayor, en particular para las mujeres.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org