Actualmente para los mexicanos invertir, se ha vuelto indispensable. Si se toma en cuenta los impactos inflacionarios, éstos han causado problemas en todo el mundo, pero ningún lugar se ha visto tan afectado como América Latina. Las alzas de precios están superando las metas de los bancos centrales en las principales economías de la región. En México, recientemente se publicó el dato de inflación que muestra su mayor nivel de los últimos 20 años. Esto quiere decir que, tan solo en un año, el dinero en México ha perdido cerca del 7% de poder adquisitivo comparando con el 2020. 

Y no se espera un panorama prometedor en el corto plazo. Los principales bancos de Wall Street pronostican que el alza promedio en el costo de vida en Latinoamérica cerrará el año por encima del 10% —el más alto a nivel mundial— y proyectan que la presión sobre los precios al consumidor se extenderá hasta 2022.

Dicho esto, no son tiempos para dejar el dinero bajo el colchón y esperar a que disminuya el poder adquisitivo. Es momento de poner a trabajar lo ahorros y buscar opciones que protejan el valor del dinero de las personas. 

Para hacerle frente a la situación actual, una alternativa son las inversiones en Unidades de Inversión (UDIS), que son unidades de valor que se basan en el incremento de precios (inflación). Estos instrumentos, fueron creados después de la crisis que sucedió en 1994-1995, para que los bancos pudieran fijar la tasa de interés de los créditos. Los UDIS actualmente se utilizan como un referente de inversión y una herramienta que protege el dinero de la inflación.

Uno de los vehículos más accesibles para comenzar a invertir en estos instrumentos es a través de los fondos de inversión. La contratación y oferta se encuentra en la mayoría de las instituciones bancarias del país. Una de las ventajas es que su contratación y operación es sencilla y regularmente los montos mínimos de inversión son muy bajos (menos de 100 pesos). Los fondos de inversión ofrecen una cartera diversificada, transparencia en su operación y eficacia sin sacrificar liquidez.

Existen muchas alternativas de inversión en el mercado y los fondos representan una opción accesible. Es recomendable realizar un monitoreo histórico de su comportamiento antes de tomar una decisión y si existe cualquier duda con respecto a los instrumentos o vehículos de inversión, es mejor buscar asesoría especializada. 

No se debe esperar para comenzar a invertir pues mientras pasa el tiempo, menores oportunidades se tendrán de obtener beneficios en el largo plazo, pues el verdadero poder de la inversión deriva de la capitalización y esto, requiere tiempo. Como dice el dicho: "El mejor momento para invertir fue ayer y el siguiente mejor momento, es hoy". 

*El autor es Vice President Product & Client Servicing en BBVA Asset Management.

marcos.neumann@bbva.com