Ayer se difundió un nuevo índice internacional en donde nuestro país ocupa, para variar, una pésima posición. Es el Índice de Comercio Electrónico entre Empresas y Consumidores 2019 (B2C, por su sigla en inglés) de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), que indica el grado de preparación que un país tiene para el comercio en línea.

Como la misma UNCTAD lo explica: “El índice califica a 152 naciones en su disponibilidad para comprar en línea, un mercado con un valor estimado de 3.9 billones de dólares a nivel mundial en el 2017”.

La UNCTAD explica que: “El índice se calcula promediando cuatro indicadores (en donde cada indicador tiene el mismo peso) utilizando datos del 2018 o el último año disponible:

“1. Propiedad de una cuenta en una institución financiera o con un proveedor de servicios de dinero móvil (% de la población mayor de 15 años) (Fuente: Banco Mundial).

“2. Individuos que usan Internet (% de la población) (Fuente: Unión Internacional de Telecomunicaciones de las Naciones Unidas, UIT).

“3. Índice de confiabilidad postal (Fuente: Unión Postal Universal de las Naciones Unidas, UPU).

“4. Servidores de Internet seguros (por 1 millón de personas) (Fuente: Netcraft recuperado del Banco Mundial)”.

¿Por qué es importante desarrollar el comercio en línea? La UNCTAD nos lo indica: “El comercio electrónico permite a los consumidores beneficiarse de mayores opciones y precios más bajos”.

Desafortunadamente, estos beneficios no llegan a quienes viven en países con bajos niveles de ingresos o a quienes viviendo en un país de ingresos medios o altos no perciben un ingreso decente.

En el B2C 2018, México ocupó el nada presumible lugar 95. Ahora en su edición 2019 está en la posición número 91, una posición que tampoco es para alardear.

Lo peor del caso es que nuestro país, cuyos líderes políticos y empresariales gustan de presentar como la nación latinoamericana más avanzada, está ubicado en el B2C 2019 debajo de varios países que tienen menos poder económico que el nuestro.

Efectivamente, 12 países hermanos están mejor preparados que México para el comercio en línea y son: Chile (lugar 60), Costa Rica (61), Colombia (66), República Dominicana (67), Jamaica (69), Brasil (74), Venezuela (80), Uruguay (81), Paraguay (82), Panamá (83), Argentina (85) y Perú (90).

La pésima posición que ocupa nuestro país en el B2C 2019 se debe, en gran medida, a que sólo 37% de la población mayor de 15 años (indicador uno de los cuatro arriba notados) tiene una cuenta en una institución financiera o con un proveedor de servicios de dinero móvil; y a la baja cobertura y/o confiabilidad de los servicios postales indicador tres), incluidos entre éstos los servicios privados de mensajería.

Lo anterior significa que alguien que no tiene una tarjeta de crédito o débito o está suscrito a un servicio de manejo de dinero, como PayPal, no puede comprar en los sitios de la mayoría de los proveedores de bienes y servicios en vista de que no aceptan pagos en efectivo. De igual manera, es difícil que el comercio en línea crezca si los proveedores no cuentan con servicios eficientes para hacer llegar sus productos a sus clientes.

El comercio en línea, un rubro subdesarrollado en nuestro país.

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.