El título de la columna de hoy parece del cine mexicano de la época de los luchadores, pero nada tiene que ver con eso. Resulta que una plaga de avispón asiático gigante ha invadido Washington, especie que puede acabar con las colmenas locales debido a que las abejas melíferas son el principal alimento de estos himenópteros asesinos que eligieron la capital de Estados Unidos para hacer de las suyas.

Salvo un comentario, a la ligera y sólo de pasada, sobre las abejas del jardín de la Casa Blanca, Donald Trump no ha ido más allá en el tema (nada de la naturaleza para él es importante). Tal vez esto se deba a que los avispones —miden de 5 a 7.5 centímetros— son originarios de Japón; si lo fueran de China ya estaría el magnate viendo avispas con tranchete, declarando que se trata de una invasión provocada por los chinos con el fin de mermar la apicultura estadounidense para que los niños norteamericanos no le pongan miel a sus panqueques.

Pero en realidad, de momento, a Trump no le interesan los avispones, ni los panqueques, ni los niños norteamericanos, y si me apuran un poco, ni el coronavirus que ha causado más de 70 mil muertes. Al empresario que a la brava se metió a la política, lo que le interesa, por no decir que lo único que le preocupa, es el tema electoral de cara a su reelección. En el pasado fin de semana, escribió en Twitter: “Con optimismo nuestro país se recuperará pronto (del Covid-19). Todos estamos extrañando nuestros mítines maravillosos y muchas otras cosas”. ¿Todos? Ni que fuera desfile. Lo que Trump quiso decir es que él extraña sus mítines que no tienen nada de maravillosos porque en realidad son eventos de campaña para su reelección.

Noam Chomsky (Filadelfia 1928-), uno de los críticos más acérrimos del magnate, en entrevista para El Clarín de Buenos Aires, declaró que la manera como se ha desarrollado la pandemia del coronavirus en Estados Unidos es surrealista; el gobierno ha sido el problema y no la solución. En cuanto a Trump, el lingüista, filósofo y politólogo comentó que en febrero cuando “la pandemia ya estaba haciendo estragos en todo el mundo”, el presidente de Estados Unidos realizó recortes económicos “en el Centro de Prevención y Control de Enfermedades y en otras partes relacionadas con la salud. Hizo recortes en medio de una pandemia e incrementó la financiación de las industrias de energía fósil, el gasto militar, el famoso muro”.

En otro orden de ideas pero no de tema, es evidente que Trump está a punto de la desesperación después de estar varias semanas recluido en la Casa Blanca sin poder contactar a sus partidarios. A esto agréguele la mal manejada pandemia del Covid-19 que ha menoscabado de manera notoria la economía de Estados Unidos, cosa que, sin duda, le va a restar simpatizantes. Pero, sobre todo, su principal preocupación es el embate demócrata de Joe Biden al que la declinación de Bernie Sanders lo fortaleció, no sólo al interior de su partido, sino que, además, lo corrió un poquito a la izquierda en su oferta política, lo que le generará el apoyo de los jóvenes.

Como siempre que algo no le conviene don Donald va a decir que son fake news, pero según The Real Clear Politics, portal de noticias políticas, análisis y opinión, la intención del voto para la elección de noviembre es de 48.3% para Biden frente al 42% de Trump. Los demócratas, Sanders y Biden son para Trump los verdaderos avispones asesinos.

El meme de hoy

Si en México, en lo que va del 2020, han habido 2,704 muertes por Covid-19 y más de 8,192 por homicidio, ¿cómo debo salir a la calle con cubre bocas o con chaleco antibalas?

Manuel Ajenjo

Escritor y guionista de televisión

El Privilegio de Opinar

Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.