Luego de ocho meses que el Covid-19 paro al mundo, regresaremos a la actividad, la era de la “post-peoridad” está por empezar.

Ni se venció a la pandemia, ni hay vacuna, la razón es más simple que todo el conocimiento científico, la economía del mundo no aguanta más.

La economía está destruida, en México desde antes del Covid-19 ya íbamos mal y, terminamos peor, para los ciudadanos llegó la hora de administrar el riesgo. Salir para lo necesario y cuidarnos mucho. La viabilidad de negocios y familias depende la reactivación económica. Más en un país como el nuestro, donde el gobierno decidió no apoyar al trabajo formal, por lo que miles de negocios no abrirán nunca más. Da pena que países como Togo destinen más porcentaje del PIB para apoyo de la micro y mediana empresa.

Demasiada información y desinformación sobre la Covid-19, estrategias van y vienen, por ahora la culpa del desastre sanitario mexicano se encuentran dilucidando. Pese a los 50,000 muertos, tristemente, al final el problema fue económico.

Luego de cientos de estudios y opiniones especializadas de los científicos más renombrados la era de la post-peoridad se reanudará con un simple un cubreboca y la sana distancia. Terminamos como debimos de empezar. Parece mentira que, a pesar de todos los avances tecnológicos del siglo XXI, reanudamos con las medidas más sencillas.

Nueva Zelanda y Corea del Sur son ejemplos en la aplicación de pruebas y exhiben datos alentadores para controlar al Covid-19. Mucha diferencia entre las estrategias, mientras algunos países aplican toda la tecnología disponible para enfrentar la pandemia, en México el gobierno usa estampitas de protección y piensa culpa a las refresqueras.

Somos un país bizarro con un gobierno más bizarro, mientras que el derecho al libre desarrollo de la personalidad permite consumir cannabis y, se encuentran un proceso de liberación miles de reos, el Dr. López-Gatell nos sermonea por tomar refresco. Hágame el favor, cada quien sus vicios Dr. Corazón, a usted le gusta decir mentiras y otros las gaseosas, respete.

Entre la nueva normalidad y la post-peoridad hay mucha diferencia, los mexicanos saldrán a la calle, la sana distancia, el cubre-boca y la higiene serán las herramientas para evitar el contagio. Como dijo el asaltante de la “combi asesina” que puede salir mal. Hasta la próxima querido lector.

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.