No existe una receta mágica o una solución para eliminar el problema si no se empieza por aceptarlo y se establece un plan para hacerle frente

En muchas ocasiones cuando no se tiene control de los gastos se acumulan diversas deudas a través de tarjetas de crédito, préstamos personales, automotrices e hipotecarios. Esto llega a generar un sentimiento de impotencia, debido a que van creciendo y no se encuentra la manera para terminar con ellas.

No existe una receta mágica o una solución para eliminar el problema si no se empieza por aceptarlo y se establece un plan para hacerle frente. Algunas sugerencias son:

Identificar el tamaño de las deudas. Hay que saber cuáles y cuántas son las deudas que se tienen con sus diferentes características. Es decir, el monto total, el monto a pagar cada mes, el plazo para finalizar la deuda y la tasa de interés.

Identificar el dinero con el que se cuenta para pagarlas. Se debe establecer cuánto dinero se puede destinar a pagar las deudas a partir de los ingresos regulares. Este dinero debe ser la base para planear cómo saldarlas.

Conocer los gastos. Identificar por medio de una lista los gastos que se tienen, tanto fijos como variables. De los gastos variables se deberá saber de cuáles se puede prescindir de tal modo que ese dinero se pueda utilizar para abonarlo a las deudas. Este dinero adicional será conocido como acelerador.

Utilizar un método para disminuirlas. Existen diferentes técnicas para poder realizar el pago de las deudas adecuando los montos con los cuales cada persona se sienta cómoda y al mismo tiempo se avance en la disminución de las mismas. Una de las recomendaciones más utilizadas para pagar varias deudas es a través de atacar su pago con una mayor tasa de interés, pero la desventaja es que tarda un mayor tiempo en reflejarse esa disminución.

Uno de los métodos más conocidos es el llamado “bola de nieve”, el cual ayuda a las personas a finalizar el pago de las deudas de menor monto a través de asignar una cantidad para dicho propósito. Entre los mayores beneficios de utilizar este método es que se pueden ver resultados de una manera más rápida, lo cual motiva al deudor a seguir ejecutando el plan debido a que, una vez finalizado el pago de las deudas de menor monto, dicha cantidad se puede destinar a la deuda de mayor monto. Junto con el acelerador, este efecto de crecimiento en los pagos a realizar en las deudas beneficia al disminuir el tiempo de pago.

Utilizar dinero adicional. En caso de que se reciba ingresos extraordinarios tales como un bono o aguinaldo, lo recomendable es utilizar una parte importante de él al pago de las deudas, pues permitirá que el uso del acelerador y los montos establecidos ayuden a disminuir el tiempo para saldarlas.

Una vez que se establezcan estos pasos para poder pagar las deudas, se debe ser constante y ejecutar el plan. Hacerlo es el comienzo para tener una vida financiera estable y poder hacer realidad cualquier proyecto.

El autor es Associate Producto & Market Intelligence / Asset Management en BBVA México.