Hoy, el Banxico realizará su tercer anuncio de política monetaria del año, en el cual muy probablemente mantenga la tasa de interés objetivo sin cambios en 8.25 por ciento.

Sin embargo, la atención del mercado estará sobre el contenido del comunicado que acompaña la decisión, buscando señales que alimenten la expectativa del mercado de posibles recortes en la tasa en la segunda mitad del año.

En este sentido, es muy posible que el comunicado destaque nuevamente que el balance de riesgos para el crecimiento económico se ha deteriorado tanto por factores domésticos como externos.

Del lado doméstico, es probable que el Banxico destaque que la contracción de la economía observada en el primer trimestre del año fue parcialmente atribuible a factores transitorios —como los bloqueos de vías férreas y puertos, el desabasto de combustibles y las huelgas en el noreste del país—, cuyo impacto se podría disipar en los siguientes trimestres. Sin embargo, es probable que el Banxico también destaque que la inversión privada y pública se están desacelerando considerablemente y que estos factores seguirán incidiendo negativamente en el crecimiento de los próximos trimestres.

Asimismo, el banco central seguramente hará hincapié en que el entorno externo ha empeorado en medio de nuevas revisiones a la baja en los estimados de crecimiento global, la reciente escalada en las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, la falta de una resolución ordenada en el tema de Brexit, y crecientes tensiones en Medio Oriente.

Adicionalmente, es posible que el Banxico también haga referencia a que ante este escenario de mayor incertidumbre económica y geopolítica a nivel global, la mayoría de los bancos centrales ha tomado posturas monetarias más acomodaticias, destacando el caso de la Fed, que ha tomado un enfoque mucho más gradual a su plan de normalización, que incluye una prolongada pausa monetaria y un cese de su programa de retiros de liquidez del mercado.

Aunque estas posturas monetarias habían contribuido a una fuerte recuperación en los mercados y una relajación de las condiciones financieras a nivel global, el reciente repunte en los riesgos geopolíticos ha contribuido a un ajuste en los mercados y un nuevo apretón en las condiciones financieras.

De deteriorarse el contexto global, es altamente probable que los bancos centrales se vean forzados a tomar medidas de estímulo adicionales, lo cual ayudaría al Banxico a tomar una postura menos restrictiva a la actual.

A pesar de este deterioro en el balance de riesgos al crecimiento y de un entorno monetario más favorable a nivel global, el Banxico difícilmente podrá adoptar un tono menos restrictivo en esta ocasión ante el rompimiento de la tendencia a la baja en la inflación observado en abril.

Aunque buena parte del incremento en la inflación podría deberse a factores coyunturales ante la ausencia de presiones por el lado de la demanda, la inflación anual pasó de 3.94% al cierre de febrero (su nivel mínimo desde diciembre del 2016) a 4.41% al cierre de marzo. Asimismo, el componente subyacente pasó de 3.55% en marzo a 3.87% en abril.

Adicionalmente, el Banxico está consciente que una de las principales anclas que ha mantenido el tipo de cambio en relativa estabilidad es el gran atractivo que representa para la inversión extranjera y doméstica de portafolio el nivel actual de tasas de interés de corto plazo que pagan los instrumentos mexicanos en pesos. Aunque el mercado anticipa que el Banxico recortará las tasas en algún momento de este año, probablemente tendremos que esperar algunos meses más para ver señales claras de que esto sucederá.

[email protected]

Joaquín López-Dóriga Ostolaza

Socio Director de Estructura Partners

Sin Fronteras

Desde 2009, el Sr. López-Dóriga es Socio Director de Estructura Partners, una consultoría especializada en fusiones y adquisiciones, así como en estructuración de operaciones de financiamiento vía deuda y capital.

Es egresado de la Licenciatura en Economía de la Universidad Iberoamericana, donde se graduó con mención honorifica y el promedio más alto de su generación, y cuenta con una Maestría en Economía de la London School of Economics, donde fue distinguido con la beca British Council Chevening Scholarship Award.