En México existe un interesante debate sobre la conveniencia de impulsar la inversión pública con recursos públicos, privados o mixtos. El país cuenta con un marco normativo en materia del ciclo de inversiones públicas y público-privadas que comprende: i) la planeación estratégica de la inversión; ii) el análisis y la evaluación de los programas y proyectos de inversión (PPI); iii) la priorización de los PPI; iv) el seguimiento de los PPI y; v) la evaluación ex - post de los PPI.

Enfocaré la discusión en las Asociaciones Público-Privadas y los resultados de la auditoría efectuada por la ASF al Diseño y Conducción de la Política de Gasto Público: Inversiones.

En 2018, se llevaron a cabo 22 programas y proyectos de inversión bajo este esquema, distribuidos en seis dependencias y entidades. Aproximadamente el 70% fue financiado exclusivamente con recursos privados y el 30% restante con una mezcla de recursos privados y fiscales y estuvieron alineados con la planeación nacional.

La ASF encontró que a estos proyectos se les asignó un presupuesto por 40,427.6 millones de pesos y cumplieron con el comparador público privado, con el que se cuantifica el Indicador de Valor por Dinero (VPD), el cual mide la diferencia entre el costo de un Proyecto Público desarrollado bajo el esquema de obra pública tradicional versus un proyecto desarrollado con un esquema de APP. Si el VPD señala beneficios netos iguales o mayores a los que se obtendrían si los servicios o la infraestructura fueran proporcionadas por el sector público, debería optarse por una APP.

De los 22 programas y proyectos revisados, se encontró que los costos se redujeron entre el 5% y el 33%, mediante la combinación en los planes de inversión de recursos públicos y privados, por lo que resultó conveniente su aplicación.

Además, la ASF revisó que la inversión total requerida con recursos públicos era de 151,112.4 millones de pesos, y bajo el esquema de APPs sólo involucró 129,068.3 millones, generando un ahorro de 22,044.0 millones. Además, se encontró que el Valor Presente Neto de los ingresos derivados de dichos proyectos fue de 43,093.0 millones de pesos, superior en 7% al monto de inversión requerido; asimismo, la rentabilidad social promedio fue del 25%, superior a la Tasa Social de Descuento, fijada en 12% por la SHCP, la cual es la mínima que se solicita a fin de asegurar que los programas generen una adecuada rentabilidad social.

No obstante, debe advertirse que la ASF también encontró que ninguno de los 22 programas y proyectos auditados cumplió con los cinco requisitos solicitados por la SHCP; el 32% (7) cumplió con 4 de 5 requisitos; el 50% (11), con 3 de 5, y el 18% (4), con 2 de 5.

Por lo anterior, se puede concluir que las asociaciones público-privadas son un instrumento eficaz de largo plazo para canalizar el uso de recursos privados en proyectos de infraestructura con beneficio social que, de aprovecharse adecuadamente, con transparencia y rendición de cuentas, permitirá disminuir costos, tiempos y recursos destinados a los programas y proyectos de inversión, y contribuir al incremento del acervo de capital.

Agustín Caso Raphael

Economista

Ensayos en Persuasión

Licenciado en Economía por el ITAM y Maestro por la Escuela del Servicio Exterior de Georgetown University, Washington D.C. Profesor Titular de Historia del Análisis Económico en el ITAM desde 1990. En 1976 recibió el Premio Nacional de Economía y su trabajo fue publicado por Editorial Limusa con el título Política Monetaria, Inflación y Crecimiento Económico: El Caso de México. En 2005 publicó el libro Migración y Repatriaciones y en 2010, Trotsky, Viaje hacia el Laberinto.

Por más de 45 años se ha desempeñado en la administración pública nacional e internacional. Inició su desarrollo profesional en el Banco de México. Ha ocupado puestos directivos en el Banamex, Pemex, el Instituto de Acción Urbana e Integración Social (AURIS), la Conasupo, y las Secretarías de Energía, Gobernación y Hacienda y el INEE. Actualmente es Auditor Especial de Desempeño de la Auditoría Superior de la Federación.

Lee más de este autor