Wallbox, la multinacional catalana especializada en soluciones para la recarga de vehículos eléctricos, cotizará en la Bolsa de Nueva York gracias a un acuerdo de combinación de negocio con Kensington Capital Acquisition, especializada en el sector automotriz.

Esta operación permitirá a la compañía obtener 330 millones de dólares de financiamiento, incluyendo una inversión privada, totalmente suscrita, de 100 millones de dólares, principalmente afianzada por Janus Henderson Investors, Luxor Capital, Cathay Innovation y Kensington Capital Partners.

La compañía, que cotizará con el ticker 'WBX' en Wall Street llegó a través de un SPAC con el que se pretende captar capital y acelerar los procesos de salida al mercado.

La multinacional, participada por Iberdrola, actualmente tiene nueve oficinas en tres continentes y ha registrado ventas por más de 100,000 unidades desde su fundación en 2015.

Sus productos se fabrican actualmente en dos países, una planta en España y otra en China, con planes de añadir una planta de fabricación en Estados Unidos durante el 2022.

Según Wallbox, el valor implícito pro forma de la compañía resultante de la combinación de negocio es de aproximadamente 1,500 millones de dólares.

Los consejos de administración tanto de Kensington como de Wallbox aprobaron la operación propuesta, que se espera que se complete en el tercer trimestre de 2021, sujeta, entre otras cosas, a la aprobación por parte de los accionistas de Kensington y al cumplimiento o renuncia de otras condiciones establecidas en la documentación definitiva.