Las inversiones en el segmento de deuda de los mercados emergentes son una fuente interesante de ingresos en el mundo, posterior a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, estimó el estratega Principal de Inversiones Globales de BlackRock, Richard Turnill.

Dijo que el mercado de deuda de los mercados emergentes, como México, está gozando de rendimientos sólidos este año y todavía vale la pena considerar esta clase de activos para incluirlos en los portafolios de inversión.

En su reporte denominado "Momento de reconsiderar a los Mercados Emergentes", el especialista expuso que mientras los rendimientos de la deuda de los mercados emergentes permanecieron elevados (con niveles cercanos a 7.0%), los de los mercados desarrollados resultaron entre bajos y negativos.

La deuda de los mercados emergentes ofreció un ingreso interesante durante mucho tiempo, pero la debilidad de sus factores fundamentales la convirtió, de algún modo, en una propuesta algo riesgosa.

Consideramos que, ahora, esta clase de activos está lista para beneficiarse de la continua búsqueda de rendimiento por parte de los inversionistas, dado que hay tres vientos desfavorables para los mercados emergentes que se han convertido en vientos de cola , considera.

Detalla que los riesgos parecen haber disminuido, que son la solidez del dólar impulsada por la divergencia de las políticas monetarias en mercados desarrollados; la caída de los precios de las materias primas y la preocupación por el crecimiento de China y una potencial devaluación de su moneda.

Por un lado, cayeron más las expectativas de aumento de las tasas de la Reserva Federal después del voto por la salida del Reino Unido de la Unión Europea y se espera que la incertidumbre con respecto a las condiciones de la economía global y las próximas elecciones en Estados Unidos mantengan en espera al instituto central estadounidense.

Adicionalmente, se recuperó el precio del petróleo, estabilizándose en un valor de entre 45 y 50 dólares por barril, y por último, el crecimiento de China parece estabilizarse.

No creemos que la inminente salida del Reino Unido de la Unión Europea afecte los recientes brotes de crecimiento o las señales de recuperación económica, que en las economías de algunos mercados emergentes se observan después de dos años de crecimiento por debajo de lo habitual , precisa el reporte.

Aclara que la perspectiva está sujeta a algunos riesgos, tales como un aumento de la inflación de Estados Unidos que lleve a mayores rendimientos.

También se mantiene la atención en las condiciones de liquidez del mercado, las tensiones de financiación global y los flujos de capital en China; el golpe de Estado fallido en Turquía el pasado viernes destaca los riesgos políticos que existen en los países emergentes.

Así, creemos que la deuda de los mercados emergentes en divisas fuertes brindará un flujo de ingresos más estable que las opciones de divisa local. Sin embargo, la deuda local de los mercados emergentes puede ofrecer más ventajas para aquellos dispuestos a aceptar el riesgo monetario , puntualiza.

fondos@eleconomista.com,mx