La empresa estadounidense de transporte Uber registró pérdidas de 1,160 millones de dólares, un 18% más, profundizando en las dificultades de la compañía de dejar atrás los números rojos. La plataforma reportó que sus ingresos se elevaron un 30%, hasta 3,800 millones de dólares y por encima de las expectativas de los analistas para el tercer trimestre de 2019.

No obstante, sobre los inversionistas pesan más las dudas sobre la capacidad de Uber de lograr ser rentable y las acciones de la empresa cayeron más de un 6% en el cierre prolongado de Wall Street, tras la presentación de sus resultados.

Desde que salió a Bolsa en mayo, Uber acumula un desplome de cerca del 35 por ciento. La compañía, que llegó a valorarse por encima de los 100,000 millones de dólares, apenas alcanza ahora una capitalización de 50,000 millones de dólares.

La estrategia de crecimiento de la tecnológica en nuevas áreas geográficas y de negocio está lastrando el resultado y disparando los costos, que se elevaron un 33% entre julio y septiembre, hasta cerca de 5,000 millones de dólares. Como contrapartida, los usuarios de plataforma  pasaron de 82 a 103 millones, según el reporte del último trimestre.

kg