Luego de cuatro días de ganancias frente al dólar, el peso interrumpió su proceso de recuperación al registrar una depreciación superior a 0.50%, debido al anuncio del dato de inflación poco favorable y a toma de utilidades.

El tipo de cambio finalizó operaciones en niveles de 19.2265 pesos por dólar en negociaciones interbancarias a la venta, frente al cierre anterior de 19.0945 pesos, representó una depreciación de 0.69%, equivalente a una pérdida de valor de 13.20 centavos.

En operaciones fuera de mercado, a las 8 de la noche, la paridad cotizó en 19.1950 pesos por billete verde, comparado con el cierre previo (19.2265 pesos), significó una apreciación de 0.16 por ciento.

La debilidad del peso se explicó en por el dato de inflación de México a  junio, de 4.65%, cifra superior a las expectativas de los analistas que esperaban una cifra a tasa anual de 4.55 por ciento.

Además, un crecimiento en los precios al consumidor disminuye la demanda por activos denominados en pesos, como sucedió con los bonos a tasa fija a 10 años, cuyo rendimiento subió 4 puntos para ubicarse en 7.7%, lo cual presionó al peso.

Corrección a las ganancias

La directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base, Gabriela Siller, explicó que la depreciación del peso también es resultado de una corrección a las ganancias registradas en la semana pasada, cuando la divisa mexicana se apreció cerca de 4 por ciento.

Anticipó que las divisas de países emergentes podrían ser afectadas por la caída de la lira turca de 3.14% en las operaciones.

Por su parte, el analista económico senior de CIBanco, James Salazar, mencionó que si bien el peso se encuentra en recuperación, lo cual podría hacer que cotice en 18.90 pesos por dólar, existen algunos factores riesgo que podrían limitar su recuperación.

Dentro de los riesgos se encuentran las crecientes preocupaciones en torno a las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, ya que se espera un tono más beligerante por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hacia el país asiático por las represalias implementadas.

Salazar dijo que una recuperación generalizada del dólar por una inflación al consumidor que seguiría por arriba de la meta de la Reserva Federal de 2%, sería otro elemento de presión para la divisa mexicana.

[email protected]