En los próximos tres meses, el tipo de cambio podría apreciarse ligeramente, fluctuando entre 17.70 a 17.90 pesos por dólar; sin embargo, para los próximos seis a 12 meses, se ubicaría entre 18.30 a 18.40 pesos por billete verde, detalló Jorge Mariscal, director general y oficial en jefe para Inversiones en Mercados Emergentes de UBS Wealth Management.

En ese sentido, agregó, el Banco de México (Banxico) podría sorprender nuevamente al mercado con otro aumento en las tasas de interés, si el tipo de cambio llega a rebasar 19 pesos por dólar.

En entrevista, manifestó que la economía del país no justifica un nuevo aumento en las tasas de referencia, pues los recientes indicadores muestran que la economía viene bien, aunque desacelerándose ligeramente.

Desde el punto de vista de la actividad económica, no hay grandes razones para subir tasas. Si la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) no estuviera subiendo tasas, México pudiera pensar en reducirlas, porque la economía no viene muy fuerte , explicó el directivo de UBS.

Sin embargo, la presión sobre la tenencia de los bonos por parte de los extranjeros obliga a México mantener un diferencial con Estados Unidos para evitar la salida de capital.

Dos alzas en tasas de la Fed

El directivo de UBS estima que la Fed no elevará la tasa de interés en junio; las alzas vendrían en septiembre y diciembre, en un rango de 0.25% por cada intervención.

Está preparando al mercado para que cuando llegue el aumento no tenga el impacto negativo y se asimile , explicó Mariscal.

Las posibles alzas presionarían todavía más al peso y aumentarían el diferencial de tasas entre México y Estados Unidos.

India y China, atractivos

En otros temas, Jorge Mariscal dijo que de los países emergentes, India y China lucen atractivos, aunque para el segundo país la apuesta es hasta los próximos seis meses.

A México lo ve neutral. Los bonos en pesos y los indexados a la inflación son atractivos y no espera una inflación alta, aunque sí un pequeño repunte.

El especialista de UBS, que lleva 30 años siguiendo a mercados emergentes, dijo que India luce interesante, creciendo más rápido que otras naciones, incluso que China; por segundo año crecerá por arriba de 7 por ciento.

El ingreso per cápita de India es de 2,000 dólares en promedio anual, refirió, contra China que es de 11,000 dólares.

China, por su parte, ha reactivado su inversión en infraestructura; está demandando más commodities, lo cual la llevará a una reactivación en el corto plazo, aunque la economía quizá llegue a su punto más alto en el tercer trimestre de este año y hacia el cuarto trimestre o principios del 2017 podría empezarse a desacelerar.

[email protected]