Seúl - La automotriz surcoreana Hyundai Motor Co, que ocupa el quinto lugar en ventas mundiales junto con su filial Kia Motors, reportó una caída sorpresiva en su utilidad trimestral luego de que la fortaleza del won afectó sus ganancias en el extranjero, lo que hizo caer sus acciones a un mínimo en tres semanas.

El won se apreció casi 8% frente al dólar el año pasado, su mayor alza desde el 2009, reduciendo el valor de las ventas en el extranjero de Hyundai en términos de moneda local y perjudicando la competitividad de precio de la automotriz en el extranjero.

Para empeorar las cosas, el yen cedió 11%, entregando nuevamente la ventaja competitiva de Hyundai a sus rivales japoneses.

El declive en las ganancias viene aún después de que Hyundai Motor vendió un récord de 1.23 millones de vehículos en el cuarto trimestre.

La compañía, que ha disfrutado de años de fuerte crecimiento ofreciendo modelos como el Sonata y Elantra, enfrentará presión para revelar nuevos modelos que revivan el crecimiento y buscará apoyarse aún más en el mercado de China - el único punto brillante en el horizonte.

"A la espera de que el yen se debilite más y que el won siga creciendo, la capacidad de Hyundai para superar los cada vez peores factores externos será puesta a prueba este año", sostuvo Lim Hyung-geun, gestor de fondos en GS Asset Management.

Sin grandes autos planeados para este año, va a ser un año muy desafiante para Hyundai (...) Todavía no es un líder global como Samsung Electronics, que puede superar con elasticidad los movimientos adversos de las divisas", agregó.

El jefe de finanzas de Hyundai, Lee Won-hee, advirtió que las ganancias del won se acelerarían en la segunda mitad, pero aclaró que los efectos serían limitados porque la empresa contrarresta el impacto de la fortaleza de la moneda con el traslado de más producción al extranjero.

El beneficio de la compañía también se vio afectado luego de que Hyundai separara 240,000 millones de won (225.10 millones de dólares) para cubrir los costos de compensación a clientes por denuncias de sobreestimación de autos con uso económico de combustible vendidos recientemente en Estados Unidos y Canadá, dijo Lee a periodistas el jueves tras el anuncio de ganancias.

Hyundai y su afiliada Kia manifestaron que ayudarían a los conductores a pagar los costos adicionales de combustible. Analistas proyectaron provisiones de entre 300,000 y 400,000 millones de won.

Las acciones en Hyundai Motor extendían sus pérdidas el jueves luego de los decepcionantes resultados, cerrando con una baja de 4.6% frente a una leve caída de 0.8% del mercado general.

OBJETIVO DE VENTAS

Hyundai reportó una ganancia neta de 1.89 billones de wones (1,770 millones de dólares) en el período octubre-diciembre, incumpliendo el pronóstico promedio de 2.15 billones de wones obtenido en un sondeo de Reuters entre 15 analistas.

El declive, 6% menor respecto a los 2 billones de won del año anterior, fue la primera caída en las ganancias desde que Hyundai Motor modificó las normas contables en el 2011.

Hyundai apunta a incrementar sus ventas estadounidenses en 4.4% este año, mientras que su facturación en Europa disminuiría 6.5%, indicó Lee.

En contraste, sus ventas europeas crecieron 10.2% el año pasado, en tanto que las estadounidenses aumentaron 8.9 por ciento.

En China, las ventas de Hyundai son proyectadas con un aumento de 13.3%, destacó Lee. La cifra se compara con un crecimiento de 12% el año pasado.

"La debilidad económica global va a continuar este año", declaró Lee, proyectando una caída prolongada en Estados Unidos y Europa, además de una desaceleración del crecimiento en China y otros mercados emergentes.

Hyunday pretende incrementar su facturación global en 6% a 4.66 millones de vehículos este año, impulsada por sus nuevas fábricas en China y Brasil.

ros