A pesar de que los fideicomisos de inversión en bienes raíces (fibras) podrían tener un escenario complejo por la volatilidad de los mercados, el tipo de cambio, el alza en las tasas de interés y el arribo de Donald Trump a la Casa Blanca, diversas instituciones indican que los fibras industriales, especialmente Terrafina, observarán buenos resultados y mantendrán buen desempeño en el 2017.

Para Signum Research, Terra contará con un reporte muy favorable hacia el cierre de año motivado por la dolarización de las rentas, la sólida ocupación del portafolio y, en consecuencia, atractivos ingresos y distribuciones en moneda nacional.

No obstante, no debemos descartar que las próximas decisiones por parte del presidente electo en Estados Unidos pudieran generar un impacto significativo en las valuaciones de los fibras industriales bajo un posible escenario de guerra comercial , indica un informe de la institución.

Citibanamex destacó que aunque no tiene el mayor RTE absoluto, seguimos prefiriendo a Terra por la calidad de sus activos, valuación y exceso de capital asignado para inversión y gestión .

Para Intercam Banco, el entorno para los fibras se antoja más complicado, debido a que son instrumentos híbridos que responden, por un lado, a factores que afectan al mercado de capitales y, por el otro, al mercado de deuda, ya que están obligados a pagar un dividendo trimestral a sus tenedores. Terra cuenta con recursos derivados del follow-on realizado a finales del 2014, por un total de 6,090 millones de pesos; sin embargo, el fibra logró denominar la totalidad de estos recursos en dólares en meses posteriores a la emisión de capital.

Por lo anterior, el fibra refleja una caja completamente dolarizada, lo que le otorga de una posición favorable ante la coyuntura económica actual , indica Signum Research.

La firma destaca que 33% de la deuda actual se encuentra expuesta a una tasa variable, por lo que cuenta con coberturas que le permiten protegerse ante los recientes incrementos en las tasas de referencia de EU. A pesar de que no hay grandes espacios comerciales que adquirir, Terra se mantiene confiada en concretar nuevas adquisiciones y lograr el cash deployment (gasto de efectivo proyectado) hacia la primera mitad del 2017.

cesar.rodriguez@eleconomista.mx