Las corredurías de Wall Street que contraten operadores con antecedentes de infracciones podrían tener que explicar a los supervisores cómo harán para controlarlos en el futuro, dijo un regulador del sector en un panorama sobre los asuntos en los que se enfocará este año.

La Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (Finra, por su sigla en inglés) dijo que revisará los procesos que las corredurías usan para investigar a operadores problemáticos antes de contratarlos.

El supervisor, que es financiado por las empresas del sector, quiere además saber qué medidas adicionales se toman para prevenir que los corredores vuelvan a caer en faltas.

Hay que conocer al cliente y el producto que se está vendiendo, pero las empresa también deben conocer a quien contratan", dijo Susan Axelrod, jefa de operaciones de regulación de Finra.

Finra, que regularmente revisa a las cerca de 4,200 empresas de valores, publicó su lista anual de prioridades el jueves.

El supervisor incrementó su interés en los corredores con problemas, que incluyen quejas de cliente o sanciones como multas o suspensiones.

Finra dijo que tendrá un grupo especializado este año, de cuatro a seis abogados, para perseguir a corredores que supongan un alto riesgo de inversión para el público.

[email protected]