Lleva dos años y medio al frente de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) y es una de las contadas mujeres en un cargo directivo de la actual administración pública.

Encabeza un equipo con un mandato sustantivo: con la ley de competencia en mano, poner orden en los mercados, para favorecer la sana competencia en ellos. Con otros seis comisionados integra el órgano de gobierno de la instancia, donde toman decisiones conjuntas que trascienden el espacio económico y financiero del país.

Es Alejandra Palacios y recibe en su oficina a El Economista, al que resume que en la entidad que encabeza analizan anualmente un promedio de 400 procedimientos, entre opiniones, concentraciones, investigaciones y estudios de mercado. La comisión no tiene casos prioritarios, dice, pero sí sectores que son altamente prioritarios, por su impacto en la economía y el bolsillo de los mexicanos, como transporte, salud, energético, agroalimentario y el financiero .

En la mesa de revisión de problemas de competencia, han pasado, entre otros, expedientes de Comercial Mexicana, Soriana, Uber, Cabivy, Aeroméxico, Delta, Alsea, Pemex y el caso de las cuatro afores. Sobre las afores, precisa la comisionada: desde aquí no hemos hecho público quiénes son esas afores que están siendo investigadas y que ya tienen iniciada la etapa de procedimiento seguido en forma de juicio .

Al preguntarle si se sienten apoyados institucionalmente para llegar al último término de estos procesos, respondió: (Hoy) tenemos 60% más presupuesto de cuando llegamos, entonces sí me parece que hay un compromiso del Estado para que funcione esta institución; creo que ha sido respetada nuestra autonomía y cada vez queda más claro que las decisiones que se toman son de orden técnico y no político .

Interrogada respecto de si la Cofece tendrá una actividad precautoria y preventiva sobre los Panama Papers, la funcionaria indica que por el momento no hay una posición pública de la comisión y que cuando haya algo, lo hará público.

Sobre si se administra mejor desde el espacio femenino, después de citar estudios de McKinsey, Deloitte y el World Economic Forum, Jana Palacios, como le llaman algunos integrantes de su equipo, dice que está demostrado que donde hay equidad de hombres y mujeres, las empresas tienen mejores resultados financieros.

También comparte que la Cofece la integran 50% hombres y 50% mujeres, y la gente que ahí trabaja compite por las plazas y escalan con respecto a su mérito, como es su caso y el de los demás comisionados.

Madre de familia de tres adolescentes, afirma que el balance familiar-laboral es una lucha constante y que decir ya encontré el balance no existe.

En mi caso esta lucha no es tan desgastante, porque cuento con mucho apoyo alrededor de mí, el de mi esposo y el de mis papás; me siento muy apoyada en ese sentido y les estoy agradecida .

fondos@eleconomista.com.mx