Durante el segundo trimestre del 2017, las empresas hoteleras que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tuvieron resultados positivos, sin importar que se tratara de Fideicomisos de Inversión y Bienes Raíces (fibras) o Grupos Hoteleros.

En la jornada del jueves, los dos fibras hoteleras de la BMV tuvieron números positivos. Fibra Hotel tuvo una ganancia de 0.89%, al pasar el precio de sus certificados bursátiles fiduciarios inmobiliarios (cbfi) de 14.55 que cerró la jornada del miércoles a 14.68 pesos por papel al cierre de la jornada de ayer. Fibra Inn presentó una ganancia de 0.33% al cerrar en 12.06 durante la jornada del miércoles a 12.1 al cierre de la jornada del jueves.

Los grupos hoteleros tuvieron pérdidas durante la jornada del jueves. Hoteles City tuvo un retroceso de 1.17% en el precio de sus papeles al cerrar la jornada en 21.88 pesos por unidad, desde los 22.14 de la jornada previa. En tanto, Grupo Hotelero Santa Fe presentó una caída de 1.23%, al terminar la jornada del jueves en 10.46 pesos por acción desde los 10.59 del miércoles.

Agresivas políticas

Analistas coincidieron en que uno de los argumentos en que se basaron los buenos resultados fue el hecho de que tanto fibras como grupos hoteleros llevaron a cabo una agresiva política denominada de tarifa eficiente, que consiste en elevar los precios de sus habitaciones.

Para Marco Medina, analista del sector de Banco Ve Por Más, el incremento en tarifas por parte de los grupos hoteleros fue un punto positivo, ya que señala una mayor ocupación y mayores tarifas.

En tanto, Armando Rodríguez, también analista del sector fibras de Signum Research consideró que Fibra Hotel fue el que obtuvo mejores números en el segundo trimestre del año, seguido por Hoteles City.

En general, fue un trimestre bueno. Si se quiere categorizar se pondría en primer lugar a Fibra Hotel, luego a Hoteles City , comentó Rodríguez.

Ambos expertos coincidieron en que para el tercer trimestre, las tres empresas tienen buenas perspectivas. Se tiene un mayor número de días laborales, lo que impulsará mucho la ocupación.

cesar.rodriguez@eleconomista.mx